Menú Buscar
Un hombre colocando un cartel de descuentos para el Black Friday / EFE

La venta en internet gana la batalla al pequeño comercio en el 'Black Friday'

Los negocios deben apostar por actividades lúdicas que atraigan al consumidor a acudir a las tiendas como alternativa a lo ‘online’

3 min

No hay dudas. La campaña de descuentos Black Friday o viernes negro, importada de Estados Unidos, consolida la venta online por parte de las grandes compañías, en detrimento del comercio local.

Así lo explica el especialista en comercio y políticas públicas José María Martín, para quien numerosas plataformas online y también comercios afrontan esta cita con el consumo, que tiene su día central el próximo viernes 24, y que en muchos casos se extiende tres días más o, incluso, se enlaza con las campañas de descuentos de Navidad.

Coletazos de la crisis

Como toda tendencia que se importa, requiere de un proceso de adaptación al contexto español, que no se ha hecho de la mejor manera, porque el calendario festivo en España tiene unas connotaciones muy distintas al de Estados Unidos, según sostiene este profesor del máster en Derecho de Comercio Internacional de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR).

El Black Friday, acotado en Estados Unidos al día después del Día de Acción de Gracias, que es el cuarto jueves de noviembre, "se está tomando en España como una excusa para generar un nuevo argumento de ventas" ante una llegada del frío, cada vez más retardada y unos efectos de la crisis que "todavía coletean", ha dicho.

Desafío para pequeños comercios

La clave que puede hacer que el pequeño comercio resista bien a todas estas campañas de descuentos y fenómenos es la vinculación de su oferta comercial a una oferta lúdica y de servicios, que es la que "nunca se va a poder trasladar a la venta online", ha añadido este profesor de la llamada "Universidad en internet".

Por su experiencia, la supervivencia del comercio local requiere de políticas públicas que estructuren un comercio de centro urbano vinculado a otra serie de servicios y que hagan al cliente atractivo salir al centro.

Ha recordado que, según los datos de la Federación Nacional de Comercio, las ventas durante el Black Friday de 2016 en España aumentaron el 3,3% en tasa interanual, lo que, desde un punto de vista aislado, "puede ser interesante", pero supone "un peligro lanzar una potente campaña de descuentos justo antes de Navidad, cuyas ventas suponen entre un 20% y un 30% de las de todo el año".