Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Clases presenciales en Adalab

Transformación digital y nueva normalidad: Adalab como modelo formativo en línea

El mundo de la formación se ha adaptado a la situación actual apoyado en las nuevas tecnologías y las posibilidad de conexión en red

6 min

Tras más de un año conviviendo con la pandemia de COVID-19, la nueva normalidad ha quedado consolidada como un entorno en el que la transformación digital se ha visto acelerada. En este sentido, especulaciones que se venían haciendo años atrás sobre las potencialidades de las tecnologías se han visto más que demostradas con motivo de la adaptación forzosa para emular las rutinas socio-laborales en remoto.

Buen ejemplo de esto no han sido exclusivamente el teletrabajo, las videoconferencias y las compras online, sino, además, todo el entramado de ofertas formativas y educativas para jóvenes y adultos. Estas han logrado, por un lado, adaptarse satisfactoriamente a la vía presencial-virtual y, por otro lado, ampliar el repositorio de cursos impartidos al considerar la potencialidad de nuevas demandas de perfiles profesionales.

En la vanguardia de esta ampliación formativa se ha encontrado Adalab, una startup social centrada en la formación en desarrollo front-end. Este proyecto ha resultado ser, desde su creación, referente en la lucha contra la precariedad laboral en mujeres, así como un trampolín para la promoción de diversidad dentro del sector tecnológico.

La importancia de la formación actualizada en línea

Conformándose como una escuela digital que facilita la inserción laboral en el ámbito de las tecnologías de la información, Adalab no ha dudado en cuestionarse diversas realidades de cara no solo a la búsqueda de empleo de sus alumnas, sino además a la creación de valor humano dentro de las empresas.

En este sentido y remitiéndose a cifras aportadas por el grupo Manpower, observaron cómo desde el inicio de la pandemia, las empresas que vivieron una mayor conversión digital fueron las grandes empresas. Mientras que, por el contrario, las pequeñas y medianas empresas (PYMEs) se vieron imposibilitadas para dar este paso. De acuerdo con el Estudio sobre el Estado de Digitalización de las Empresas y Administraciones Públicas españolas 2020 de Vodafone, un 24% de las PYMEs ha venido rechazando la transformación digital por falta de recursos.

España Pyme Digital

Esto, reflexionan, supone un retraso con respecto a las grandes empresas, puesto que como mostraba el estudio de Manpower, del 38% de las organizaciones que se han digitalizado en el último año, un 86% ha conseguido no solo preservar su plantilla libre de ERTEs, sino, además, generar oportunidades de empleo. Como respuesta de apoyo para estas empresas, Adalab en colaboración con otras iniciativas como el Digital Entrerprise Show (DES) ha venido promoviendo actuaciones con el fin de facilitar aprendizajes y ayudas en materia de conocimientos digitales para emprendedores, como fue el caso del evento España Pyme Digital organizado el pasado mes de mayo.

Esto tiene dos resultados complementarios que contemplan la capacitación y la adaptación del entorno empresarial tanto como vía de empleabilidad como en su vertiente de promotor de productos y servicios actualizados a las nuevas modalidades de oferta-demanda. El objetivo de esto, refieren, es crear profesionales cualificadas y sensibilizadas con las oscilaciones de la demanda formativa, al tiempo que se contribuye proactivamente a generar un entorno profesionalizado con las competencias necesarias para adaptarse al mercado de forma constante y generar empleos de calidad en los que se valore la importancia del manejo de las tecnologías. En buena medida, esto supone formar y reformar, por un lado, a la población activa y, por otro, a la sociedad productiva. Un objetivo repleto de significado que dicta las tendencias de mercado a futuro.

Transformación digital y nueva normalidad

La pandemia ha dado lugar a nuevas modalidades de trabajo en las que es posible trabajar en remoto, pasar las gestiones logísticas de las empresas a la nube, eliminar intermediarios a través del traspaso integral a la vía digital e incluso maximizar los beneficios de sitios web por medio de la inversión en posicionamiento web.

A esto se ha sumado, además, un regreso al ocio online, donde la creación de contenido para plataformas en streaming, redes sociales y desarrollo de aplicaciones para móviles han resultado ser vías prometedoras para explotarlas laboralmente. En vistas de ello, la formación en programación y la capacitación en tecnologías de la información ha resultado ser una opción favorable y preferible tanto para personas que buscan empleo como para las propias empresas, que necesitan de nuevos perfiles profesionales capaces de llevar a la vía online las actividades que tradicionalmente se habían gestionado en físico.

Futuro inmediato

Adalab así como otras iniciativas de formación en línea llevan desde el comienzo de la pandemia gestionando este entorno, con el fin de crear un cambio social integrado en el que se facilite la inserción laboral de las personas en riesgo de exclusión profesional y la supervivencia de las PYMEs como agentes clave en la sociedad.

Se estima que a corto y medio plazo se potencie la demanda de perfiles de contratación con nociones de programación y mantenimiento de sitios web, lo que garantizará pasos significativos hacia un contexto renovado y eficaz con capacidad de adaptación constante.

--

Contenido patrocinado