Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Manifestación de los trabajadores de Bic, el gigante de los bolígrafos y mecheros / CG

Los trabajadores de Bic denuncian un ERE opaco en Tarragona y La Granada

La filial del fabricante de bolígrafos y mecheros anuncia un ajuste de plantilla que empezará después de Semana Santa, aunque todavía no ha informado de cuántos trabajadores quedarán afectados

3 min

El ERE que afectará a las instalaciones de Bic Graphic, la filial de merchandising del fabricante de bolígrafos y mecheros, en Tarragona y La Granada, supondrá el despido de 30 trabajadores. Este es el cálculo mínimo que hacen los sindicatos, cogiendo de base las dimensiones de la plantilla: unos 400 empleados.

La compañía ya ha anunciado la reestructuración, aunque todavía no ha revelado el número de trabajadores a los que va a afectar. Se prevé que el ajuste empiece después de Semana Santa, alrededor del 20 de abril, aunque todavía no se conoce ningún otro detalle.

Es por esta razón que los trabajadores denuncian “opacidad” en el proceso. Consideran que hay una falta de comunicación entre la empresa y los representantes sindicales que mantiene en vilo a los 400 empleados que conforman actualmente las plantas de la compañía en Cataluña.

Carga de trabajo

El ERE forma parte de un cambio de estrategia de Bic en el merchandising de ámbito mundial. Es ante esta situación que las plantas catalanas tienen que demostrar que son viables y, por tanto, elaborar un plan al respecto. El consejo de administración, ubicado en la sede de Clichy (Francia), ya ha dado el visto bueno al reajuste, que los empleados todavía desconocen.

“A la vez que presentan el ERE, impiden a los trabajadores hacer días de vacaciones acumulados el año pasado por la elevada carga de faena que hay”, aseguran los sindicatos. Desde la empresa han evitado pronunciarse más allá de confirmar la existencia de un “proceso de reestructuración”.

“Acciones reivindicativas”

Cuando empiece el procedimiento se abrirá un mes de consultas, durante el que los representantes sindicales intentarán “aminorar los efectos para los trabajadores”. De no conseguirlo, no descartan “acciones reivindicativas”. De huelga, de momento, no quieren hablar.

“No sabemos el talante que presentará la empresa, pese a la opacidad actual”, indican fuentes sindicales. Aunque para empezar se muestran optimistas, las posibilidades de llegar a un acuerdo con la compañía no son altas. “Si hubiera transparencia, podríamos presentar alternativas”, sentencian.