Menú Buscar
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sánez de Santamaría (tercera por la derecha), junto al dueño de Pronovias, Alberto Palatchi, su familia y la cúpula del PP catalán

Soraya Sáenz de Santamaría se pone 'estupenda' en Pronovias

La vicepresidenta del Gobierno celebra el 50 aniversario del grupo nupcial entre elogios a una empresa que se siente referente de la “marca España y la marca Barcelona”

Cristina Farrés
4 min

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sánez de Santamaría, ha escogido Pronovias como primera parada de su viaje para hacer campaña en Barcelona. La misma compañía cuyo presidente, Alberto Palatchi, manifestó en una carta a sus empleados el pasado 21 de septiembre, una semana antes del inicio de la campaña electoral del 27S, que se planteaba abandonar Cataluña como consecuencia del procés.

Palatchi ha sido uno de los pocos empresarios que ha manifestado tan abiertamente su oposición al envite independentista de Artur Mas y este martes ha recibido con los brazos abiertos a la vicepresidenta de Gobierno en funciones para celebrar el 50 aniversario de la firma nupcial.

Recibimiento familiar

Junto a él, casi toda su familia. Su esposa, Susana Gallardo (del clan familiar propietario de Almirall) y sus hijos Marta y Alberto, que han saludado efusivamente a “Alícia” y a “Soraya”. Con familiaridad y llamándolas por su nombre de pila. Faltó la heredera, Gabriela. 

La cúpula del PP con el presidente de Pronovias

Sáenz de Santamaría, a su vez, tenía a su lado a la presidenta del PP catalán y número tres en la lista del Congreso, Alícia Sánchez Camacho (a la que Gallardo ha abrazado tras un “¡cuánto tiempo sin vernos!”), y al líder del partido en el Parlament, Xavier García Albiol, el primero en llegar a la sede central del gigante nupcial catalán.

La broma a la hora de las fotografías se esperaba y no faltó: la diferencia de estatura entre el político de Badalona y la vicepresidenta, de la que ella misma se quejó por estar a su lado en las instantáneas.

Marca España y Barcelona

Palatchi ha recordado el origen humilde de su familia, venida a España desde Turquía al huir de los conflictos en el país, y cómo su padre primero y después él con su gestión consiguieron lanzar al mercado internacional una de las primeras colecciones de novia prêt-a-porter. La marca Pronovias es de las más conocidas y valoradas en todo el planeta, y su presidente no ha dudado en afirmar que se sentía “muy orgulloso de ser Marca España y Barcelona”.

La vicepresidenta le ha devuelto la alabanza: “Yo también me siento muy orgullosa de que Pronovias se considere un elemento clave de la Marca España”. Ha aseverado que encarna todos los elementos que la empresa española debería representar, un símbolo en todo el mundo de la “calidad, el diseño, la creatividad, el prestigio, la buena gestión y la belleza”. “Es motivo de orgullo y satisfacción ojear las mejores revistas de moda del mundo y ver siempre algún diseño de Pronovias”.

La “fábrica de los sueños”

Y hasta aquí los mensajes políticos. Sáenz de Santamaría ha reconocido ante los micros que estaba encantada de poder vivir un “día diferente”. “No lo voy a negar, las señoras disfrutamos de esto un montón y yo no tengo tiempo de disfrutar de días como este”, añadió.

Los discursos y el descubrimiento de la placa conmemorativa en el hall de la sede fueron rápidos, no tanto la visita a la “fábrica de los sueños”, en palabras de Palatchi. Después, se celebró un encuentro entre la cúpula del PP y los Gallardo/ Palatchi a puerta cerrada.

Fue un acto amable del que la vicepresidenta, efectivamente, disfrutó. Tal y como ella misma manifestó, las creaciones de la firma propician que “las mujeres de todo el mundo recuerden a Pronovias siempre que piensen en el día más feliz de su vida”. Y no sólo la novia, también “la madrina y las invitadas, que entran en una tienda y salen perfectas”. La Marca España (y Barcelona) de la cabeza a los pies.