Menú Buscar
Un cliente utiliza un cajero automático

¿Qué hacer cuando el banco te deniega un préstamo personal?

A menudo los clientes afectados es porque forman parte de Asnef sin tener constancia de ello

Olivia Feldman (Help My Cash)
4 min

Solicitar financiación al banco no siempre tiene un final feliz. Son muchos los clientes a los que después de realizar todo el proceso de solicitud los dejan “plantados en el altar”, a pesar de tener una economía estable y de llevar varios años con la nómina domiciliada en el banco.

Esto suele suceder cuando se está registrado en Asnef, aunque el cliente no tenga constancia de ello. Si bien son muchos los criterios que analiza el banco a la hora de valorar una solicitud de crédito, uno de ellos es consultar los registros de morosos. Y si alguien aparece en uno de ellos, el “no” está servido.

La ley establece un plazo de treinta días para informar al afectado desde el momento en el que se le incluye en el fichero. Sin embargo, en la práctica la notificación no siempre llega a su destino, ya sea porque termina extraviada o a causa de un cambio de domicilio, señalan desde el comparador de préstamos personales HelpMyCash.com.

Sea cual sea la razón, lo cierto es que los afectados no siempre tienen constancia de su condición de morosos. La sorpresa llega cuando se intenta solicitar un préstamo y la respuesta es negativa.

Acabar en Asnef no es tan difícil

El único requisito para que una entidad incluya a alguien en Asnef es que tenga una deuda que no haya satisfecho a tiempo, ya sea derivada de una factura telefónica, de la contratación de minicréditos online o del uso de una tarjeta de crédito. Los motivos de la deuda pueden ser muchos y los acreedores, también, desde una compañía de telecomunicaciones hasta el banco. Salir de la lista negra no resulta complicado, simplemente hay que satisfacer la deuda. Las entidades acreedoras son las encargadas de dar el visto bueno a la eliminación de un nombre de “la lista negra”, por lo que son ellas las que tienen la última palabra.

El tiempo también puede sacar a un usuario de Asnef. Según la ley orgánica 5/1992, “sólo se podrán registrar y ceder los datos de carácter personal que sean determinantes para enjuiciar la solvencia económica de los afectados y que no se refieran, cuando sean adversos, a más de seis años”. Sin embargo, pasar seis años en Asnef será sinónimo de estar más de un lustro con el acceso vetado al circuito oficial del crédito.

¿Cómo podemos saber si estamos en Asnef?

Se puede acceder al registro de Asnef a través de la página web de Equifax, que es la compañía encargada de gestionar el fichero. A través del formulario se pueden consultar los datos, introduciendo el NIF y el número de referencia que aparece en la carta de inclusión. 

La compañía ofrece la posibilidad de acceder a los datos a través de su correo electrónico, por fax o por correo postal. En todos los casos, deberán acompañarse los datos necesarios para identificar al solicitante (nombre y apellidos, DNI y domicilio), así como una fotocopia de un documento acreditativo de la identidad.

Si se solicita el acceso a través del formulario web, la información se recibirá al instante, mientras que si el trámite se realiza por escrito, el acceso puede demorarse hasta un mes.

Otra opción es acudir directamente a la empresa que haya introducido el nombre en el fichero para salir de dudas o solicitarle al banco la información. Las entidades de crédito tienen acceso al fichero y lo comprueban siempre antes de aceptar o denegar una solicitud de crédito. Si se acude a la sucursal habitual, es probable que no tengan inconveniente en revelar esta información.