Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pareja comprobando una mudanza / PEXELS

Protege tu vivienda con un seguro de impago de alquiler

El impago de las cuotas de alquiler se puede convertir en un problema serio si no estamos convenientemente respaldados

6 min

Los impagos de alquileres siempre han existido, pero en tiempos anteriores era muy bajo el porcentaje respecto a inquilinos que sí pagaban a tiempo. Todo lo contrario sucede a día de hoy. Y es que incluso con quienes hasta ahora han estado pagando mes a mes su alquiler, puede que tarde o temprano cambien por la situación económica.

Es por este motivo que conviene estar protegido. En ese caso, si acaba produciéndose dicha situación negativa estarás debidamente cubierto y no tendrás que lidiar con problemas ni con quebraderos de cabeza. Pero, ¿de qué manera protegerse? A día de hoy existen varias alternativas, aunque en próximas líneas nos centraremos en la más recomendable de todas.

Nos referimos al seguro de impago de alquiler. Este producto se define como un seguro de tus derechos, proporcionando una impagable tranquilidad a los propietarios de viviendas que llevan tiempo alquilando. Por supuesto, también es ideal para quienes todavía no han tomado la decisión de alquilar.

Ante la creciente cifra de impagos no es de extrañar que, si existe la posibilidad de alquilar una vivienda, el propietario opte por no hacerlo. Contando con el seguro de impago de alquiler pasa a ser historia la preocupación de que el inquilino no pague, así que puedes ir obteniendo beneficios mensuales sin temor alguno.

Protección previa

Lo primero que llama la atención es el hecho de que algunas compañías que ofrecen este producto también se encargan de llevar a cabo una acción previa que es muy importante. Esto consiste en ayudar al propietario en una tarea crucial: escoger a un inquilino que sea adecuado. Este servicio es prestado por profesionales como los de DAS Seguros. Para tal fin se tienen en cuenta varias opciones, pero la compañía te orienta para que sepas cuáles de ellos presentan un mayor índice de solvencia y, por ende, menores probabilidades de que acaben incurriendo en algún impago.

Aun así, siempre existe una mínima posibilidad de producirse este tipo de situaciones tan adversas para el propietario, sobre todo si el seguro de impago de alquiler es contratado después de haber firmado el contrato con un inquilino que no fue debidamente analizado por una compañía especializada.

Cobertura y reclamación

Ponte en situación: el recibo del inquilino es devuelto, lo cual es un claro indicativo de que ya no está pagando el precio pactado y firmado en contrato para hacer uso y disfrute de la vivienda en cuestión. Tal vez esos pagos que antaño se producían cada treinta días sean muy necesarios para ti, independientemente de si tienes un trabajo adicional o te dedicas específicamente al alquiler de inmuebles. En ambos casos recibirás una gran dosis de tranquilidad, puesto que el seguro de impago de alquiler garantiza los pagos de las mensualidades.

Por ejemplo, en caso de contratar a la compañía anteriormente mencionada, sería la propia DAS Seguros la encargada de pagar las mensualidades, realizando al mismo tiempo otra importante tarea. Se trata de ir avanzando en las acciones legales que deriven en un resultado muy deseado por parte de los propietarios: recuperar la vivienda.

Experiencia jurídica especializada

Conviene destacar el hecho de que este tipo de aseguradoras tienen una dilatada trayectoria a sus espaldas. Es por ello que han acabado acumulando mucha experiencia jurídica, la cual no dudan en poner en práctica para acabar cuanto antes con la situación adversa que ha acabado surgiendo.

Al haber tratado con tantos casos distintos, saben cómo actuar en función de varios parámetros que analizan a fondo. Incluso si el inquilino trata de aprovechar la ley para ir apurando al máximo el número de semanas que estará en la vivienda, la empresa sabe contrarrestarlo con tal de acelerar al máximo posible los tiempos.

Protección tras el cese del arrendamiento

Otro gran temor que comparten muchos propietarios hace referencia a cuál será el estado de sus respectivas viviendas cuando los inquilinos las abandonen. Después de incurrir en impagos, algunas de las personas que alquilan casas y pisos acaban causando estragos en forma de destrozos.

Son numerosos los elementos que pueden verse afectados, desde los muebles de la vivienda hasta las ventanas y las puertas, así como el circuito eléctrico. Nuevamente la tranquilidad se apodera del propietario que, en caso de no contar con un seguro de impago de alquiler, tendría un grave problema.

No es el caso: DAS Seguros cubre los daños. No solo eso, ya que por si fuera poco también proporciona una inestimable ayuda para poner a punto el domicilio, dejándolo listo para volver a alquilarlo a un inquilino que sí sea solvente.
Aquí no termina la lista de tareas realizadas por este tipo de compañías, sumándose otra importante que consiste en abonar las facturas pendientes de suministros, así como pagar el importe que se requiere para limpiar todo el inmueble y cambiar la cerradura. Así pues, alquilar una propiedad deja de ser un dolor de cabeza contratando un seguro de impago de alquiler.

--

Contenido patrocinado