Menú Buscar

El promotor de la recogida ecologista de envases posee un chalé en Pedralbes

La extraña conexión: Miquel Roset trabajó para Tomra, empresa que fabrica las máquinas de recogida SDDR, y ahora dirige Retorna, la asociación que lo promueve en las ciudades españolas

Miquel Roset, director de la asociación ecologista Retorna, y propietario de un chalé en Pedralbes (Barcelona)
24.09.2018 00:00 h.
5 min

El sistema de recogida de envases SDDR esconde un negocio oculto del que se benefician no solo Tomra, la multinacional noruega que fabrica las máquinas que se emplean, sino también algunas asociaciones ecologistas que impulsan y promueven la implantación de este sistema de reciclaje por las ciudades españolas. Las dudas en los ayuntamientos y en el sector se agrandan tras conocer la operativa de algunos de sus directivos. Miquel Roset, el principal promotor del sistema a través de Retorna, goza de un caro chalé en el exclusivo barrio barcelonés de Pedralbes.

A la cabeza de este singular entramado está Retorna, una asociación sin ánimo de lucro integrada por organizaciones ecologistas y sindicatos, que trabaja para mejorar el actual sistema de recogida de residuos de envases, según reza en su página web.

La empresa guarda silencio

Crónica Global ha informado de que Retorna recibió en 2016 en torno a 200.000 euros provenientes de Tomra Systems a través de Alemania, y aproximadamente 150.000 euros en 2017 provenientes igualmente de la multinacional noruega. Y ha preguntado a esta asociación, sin obtener respuesta hasta el momento, si les parece ético que el fabricante de las máquinas SDDR que se lucra con este negocio financie a una plataforma ecologista que promueve el propio sistema de reciclaje.

En cualquier caso, la conexión Retorna-Tomra no se acaba con esos pagos directos. Según ha podido saber este digital, Roset ocupó un puesto directivo en Tomra antes de ser designado director de la asociación ecologista en 2011. Paradójicamente, esa relación laboral no aparece en ninguno de sus perfiles públicos en redes sociales. Además, hay constancia de reuniones y contactos frecuentes en los últimos meses entre Roset y directivos noruegos y alemanes del fabricante de las máquinas, según han explicado fuentes conocedoras de las mismas.

¿Quién financia la recogida ‘verde’?

Distintos representantes del sector del reciclaje subrayan que la credibilidad de esta asociación ecologista está en entredicho. De hecho, se preguntan cómo es posible que partidos políticos como Equo (integrado en Podemos); sindicatos como CCOO, y ONG medioambientales como Greenpeace o Amigos de la Tierra continúen dando su apoyo y colaboración a una entidad como Retorna “tan poco transparente y que es financiada --no se sabe si en su totalidad o parcialmente-- por el fabricante de las máquinas que se lucra con el SDDR, el sistema verde, el del retorno del casco”.

Otros aspectos de esta trama comercial también inciden sobre la credibilidad de Retorna. Su director no sólo está en cuestión por su relación laboral con Tomra, sino también por lo llamativo que resulta que el responsable de una asociación ecologista pueda permitirse el lujo de adquirir un chalé en Pedralbes, uno de los barrios residenciales más lujosos de Barcelona. La vivienda unifamiliar, que es 100% de su propiedad, cuenta con una parcela de 343 m2, de los cuales 283 m2 están construidos. En esa zona de la Ciudad Condal, el precio de una vivienda unifamiliar de esas características rebasa el millón de euros, según las estimaciones de algunas inmobiliarias consultadas.

Un consultor con mucha actividad

Roset compagina su labor en la plataforma ecologista con su cargo como administrador único y accionista de una consultora. Según los datos públicos que figuran en el Registro Mercantil, esta sociedad se creó en 2014, continúa activa y genera ingresos anuales.

A las dudas sobre la asociación y sus directivos se suma curiosa actuación de los promotores del sistema SDDR en las pruebas piloto que han desarrollado. Este verano, en coincidencia con las fiestas de San Fermín, Pamplona llevó a cabo una prueba piloto en la que se pudo comprobar hasta con imágenes cómo los impulsores del sistema amañaban el procedimiento para obtener mejores resultados. Algo similar sucedió en la población catalana de Cadaqués, donde se produjeron incidentes similares, según ha informado este medio.

¿Quiere hacer un comentario?