Menú Buscar
La sede del Grupo Planeta en Barcelona, hasta este martes el domicilio social de la compañía / EFE

Planeta, quebrantos y fuga a Madrid

El gigante editorial y audiovisual se llevó la sede social a Madrid por el procés

2 min

Planeta es una empresa poderosa. Alberga 7.000 empleados, unos activos de 4.000 millones y un patrimonio neto de 450. Pero ha sufrido varios reveses de bulto.

Además del terremoto en la cúpula, en los últimos tiempos ha vivido otras dos experiencias funestas. Una es la deplorable inversión en Banco Sabadell, que supone un devastador agujero de 500 millones. Otra, el fiasco de la firma tecnológica Zed-Worldwide, en la que Planeta invirtió fuertes sumas. Entre pitos y flautas, el percance de Zed le ha costado 150 millones.

Los efectos del 'procés'

Ahora sobreviene otro motivo de inquietud. No es otro que el demencial procés. Para prevenir males mayores, Planeta ha acordado el traslado de su sede social de Barcelona a Madrid, tras 68 años de presencia en la capital catalana.

Planeta encabeza el rango mundial de edición de libros en lengua española. En sus arcas entra casi uno de cada cinco euros que genera el sector. Gracias a que la sede de Planeta radicaba en Barcelona, ésta lucía la condición de capital mundial de las ediciones en castellano. Tras el exilio a Madrid, la Ciudad Condal pierde ese privilegio, probablemente para siempre.

José Manuel Lara Bosch es el primer empresario que tuvo los arrestos de fustigar abiertamente la deriva secesionista del Govern. También anticipó que si el procés seguía adelante adelante, se llevaría el domicilio social más allá del Ebro. “No es que nos queramos ir, es que nos echan”, explicó. Por desgracia, Lara abandonó este valle terrenal tres años atrás. Y es Crehueras quien ha tenido que ejecutar la mudanza.