Menú Buscar
Axel Weber, presidente del banco suizo UBS, y Mary Callahan Erdoes, consejera delegada de J. P. Morgan Asset Management, durante su intervención en el Foro de Davos.

Otra jornada de luto en las bolsas mundiales

El Ibex 35 pierde un 3,2%, con lo que acumula una depreciación del 13% en los primeros 20 días del año

Redacción
4 min

La bolsa española ha cerrado la sesión con una caída del 3,2% (-13,4% en lo que va de año) arrastrada por el descenso de las bolsas asiáticas y el precio del crudo. El selectivo perdía la cota de los 8.300 puntos, un nivel intradía que no abandonaba desde agosto de 2013.

Todos los valores se adentraban en terreno negativo. El mayor castigo del Ibex lo protagonizaba Arcelormittal, que se desplomaba más de un 8%. Caixabank, con una pérdida superior al 5%, y Repsol con un nuevo tropezón por encima del 5% encabezan la lista negra.

También en Europa

En la víspera de la reunión quincenal del Banco Central Europeo (BCE), las principales bolsas europeas se han pegado un batacazo. El Eurostoxx ha anotado casi un 4% de caída, mientras el CAC francés perdía el 4%, un porcentaje muy similar al de Londres. En el país de los ciegos, el Dax alemán ---3,3%-- hacía el papel del tuerto.

"El mercado sigue centrado en China y el crudo que no terminan de estabilizarse", apuntan los analistas de Bankinter, que muestran su preocupación por que la política macroeconómica de Estados Unidos añada incertidumbre al mercado, como síntoma de que la Reserva Federal se ha equivocado al subir los tipos en un momento en el que persiste la debilidad de la recuperación económica.

"Exceso de capacidad productiva"

Los expertos reunidos en el Foro Económico de Davos han coincidido en que China está lejos de entrar en recesión y no tendrá un "aterrizaje forzoso", si bien debe controlar su exceso de capacidad productiva y poner fin a cierta opacidad en la gestión de su economía.

Varias mesas redondas y debates han abordado en Davos la cuestión china, la ralentización de su crecimiento, su sobredimensionado sistema productivo, las turbulencias vividas en sus bolsas y la respuesta del Gobierno, a la vez improvisada y excesiva.

Roubini quita hierro a China

Uno de los paneles ha reunido al Nobel de Economía y gurú de las finanzas, Nouriel Roubini, con un selecto grupo de directivos de grandes empresas chinas, entre ellos el presidente de la compañía de tarjetas bancarias UnionPay, Shi Wenchao, y el del grupo automovilístico Guangzhou, Zhuang Fangyou.

Roubini, que acude cada año a Davos con el marchamo de haber sido prácticamente el único que alertó de la crisis de crédito y del estallido de las hipotecas subprime o de alto riesgo en Estados Unidos, ha asegurado que China no vivirá ningún "aterrizaje forzoso", y ha descartado que el mundo esté a las puertas de una nueva crisis como la desatada entonces, en 2008.

Transparencia asiática

China carece de una comunicación fluida y de la suficiente transparencia, en cuestiones tan vitales como su tasa real de PIB o el cumplimiento de estándares internacionales, según la fuente.

La transición hacia un régimen más flexible ha empezado ya, según Roubini, pero "se ha contado mal"; y lo mismo ha ocurrido con algunos episodios vividos en las bolsas chinas, que se han resuelto de forma quizás precipitada.

El presidente del banco suizo UBS, Axel Weber, que ha concedido hoy en Davos una entrevista a Bloomberg TV, ha explicado que algunas de las medidas adoptadas para controlar las turbulencias en la bolsa y reactivar la economía parecen "improvisadas", al tiempo que "han llegado algo tarde".

Weber se ha mostrado convencido de que, pese a todo, China tiene aún "mucha munición" para estabilizar su economía y, de paso, la del resto del mundo.