Menú Buscar
Imagen corporativa de Nestlé en uno de sus edificios

Nestlé planea deslocalizar su informática de Suiza a Barcelona

El movimiento puede implicar a “varios cientos” de empleados de la multinacional

2 min

Nestlé tiene entre manos un plan para trasladar sus departamentos informáticos de Vevey (Suiza), sede mundial del grupo, a Barcelona, donde radica la filial hispana.

Según la prensa helvética, no está cuantificado el número de empleados a los que afectará la medida, pero en todo caso son “varios cientos”. De hecho, en previsión del movimiento, Nestlé no ha renovado muchas subcontratas con proveedores suizos. Otras vencen en 2018.

Global Digital Hub de Nestlé

Hace un par de años, Nestlé inauguró en Barcelona un centro digital global, titulado Global Digital Hub, a cargo del italiano Filippo Catalano. Anteriormente, había sido jefe de todas las operaciones y plataformas digitales de la empresa en Vevey.

Caroline Biétry, portavoz de Nestlé, declaró a los medios suizos que “desde su creación en 2016, el objetivo principal del Global Digital Hub en Barcelona ha sido diseñar, construir, implementar y mantener las plataformas digitales mediante las cuales Nestlé se comunica con los consumidores en todo el mundo, es decir, el marketing digital, el comercio electrónico y las redes sociales”.

Más ventas por internet

“Barcelona fue elegida por su ecosistema de innovación y tecnología, bien establecido y reconocido, con capacidades de primer nivel, particularmente en las áreas de movilidad, digital y nuevas tecnologías. También es un lugar atractivo para los mejores talentos y un emplazamiento operativo importante para Nestlé. Los nuevos puestos de trabajo que vamos a ofrecer en Barcelona están abiertos para los empleados de la compañía que quieran postularse”.

Uno de los objetivos cardinales de la centralización en Barcelona de los servicios digitales del grupo reposa en aumentar las ventas por internet.

Los medios locales atribuyen los cambios internos al alemán Mark Schneider, jefe supremo del coloso alimentario. Pero en realidad, el proceso de reajuste interno comenzó mucho antes. Fue en la etapa de Peter Brabeck, quien en 2001 lanzó un programa de inversiones de 3.000 millones de francos.