Menú Buscar
Tres de las franquicias españolas con más éxito: Mango, 100 Montaditos y Naturhouse.

Las franquicias, refugio de quienes perdieron el empleo en la crisis

El perfil del emprendedor en el comercio asociado es un hombre de entre 35 y 55 años sin trabajo y que dispone de un capital inicial

Laura Fàbregas
5 min

Las franquicias han sido recientemente noticia por algunos casos de mala praxis que no corresponden al grueso volumen de este modelo de negocio, que sigue creciendo año tras año con resultados muy positivos para la economía española.

Por sexto año consecutivo, el ritmo de aperturas de los establecimientos franquiciados es mayor que el de locales independientes. La facturación total obtenida por el conjunto del sistema al cierre de 2015 fue de 26.482 millones de euros, un 2,3% más que en 2014. En la misma línea, para 2016 se espera un crecimiento del 3% en el número de enseñas y del 2% en la facturación total.

“Cuando todo el mundo está hablando de la expansión internacional a países de Oriente Próximo y el sudeste asiático, en España la franquicia crece a un ritmo medio del 5,1% anual”, sostiene José Aragonés, el socio director de T4 Franquicias, una consultora especializada en el sector.

Menor tasa de mortandad

Detrás de este modelo se encuentra un perfil de nuevo empresario de entre 35 y 55 que perdió su empleo durante los años más duros de recesión económica: “Al no encontrar trabajos que le permitieran una remuneración acorde con lo que venían cobrando, deciden dar el paso y ser empresarios”, añade el socio fundador de T4 Franquicias.

Otra de las razones por las que este modelo es punta de lanza de la generación de negocios en España es que los bancos se muestran más dispuestos a financiar negocios con una marca sólida detrás y donde la tasa de mortandad es menor.

“Las tres P”

Aragonés sostiene que hay dos tipos de franquiciadores, “los buenos y los malos”: “Los buenos tienen en cuenta el rigor en el análisis del perfil del franquiciado”. Antes de ceder la franquicia se deben comprobar tres cosas, que son el análisis personal del candidato, el análisis profesional y el análisis patrimonial. “Las tres P”, concluye.

En este triple análisis --personal, profesional y patrimonial-- se hace un scoring para que el franquiciador tenga la mayor información posible del potencial candidato a franquiciado. Entre ellas, quién es, qué ha hecho antes profesionalmente, el apoyo económico que tiene o su conocimiento de la ciudad donde pretende abrir el negocio.

Empezar con 110.000 euros

Por lo que concierne a los requisitos patrimoniales, es importante tener una cifra alrededor de los 110.000 euros para abrir un negocio de esta naturaleza. “Los más duro son los inicios”, explica Aragonés. Y es que cuando uno se aventura a este tipo de proyecto tiene que empezar por pagar el canon de entrada, el pago de la maquinaria, la adaptación del local y la tesorería, entre los principales gastos.

Según un informe que T4 Franquicias publicará en septiembre, más del 83% de los franquiciados que llevan cinco años gestionando uno de estos establecimientos se “muestra muy satisfecho” porque habían conseguido las "rentabilidades esperadas" en este lustro, al tiempo que también reconocen que lo más difícil fueron los inicios.

Franquiciadores poco éticos

Hay un tipo de franquicia que ha intentado vivir de “pescar a nuevos franquiciados”, explica Aragonés. Estos “franquiciadores poco éticos” intentan vivir del canon de entrada y se desentienden de las gestiones una vez han cobrado. “Basan su rendimiento en los nuevos franquiciados, no en la cautividad de los ya existentes”, apostilla.

Desde el sector insisten que debe de tratarse de una relación “win-win”, en la que se generen ingresos recurrentes en el tiempo y no solo puntuales. A este respecto, niegan las acusaciones de que sea un tipo de negocio para que el franquiciador gane dinero rápido o que sea una moda. "En España llevamos 20 años con este modelo", se defiende Aragonés.

Entre 2008 y 2015 el sistema de franquicias español ha aumentado exponencialmente desde las 875 enseñas iniciales a las 1.232 actuales, lo que implica un crecimiento global de redes franquiciadoras en España del 40,8%. El sector de la Alimentación es el que tiene más establecimientos con 12.061, seguido del de Belleza y Estética, con 4.297 locales e Informática, con 4.139.