Menú Buscar
Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, en una rueda de prensa la semana pasada.

La banca inglesa digerirá el impacto del ‘Brexit’ con menos exigencias de capital

El regulador británico reduce al 0% los requisitos de financiación para fomentar la concesión de créditos como mínimo hasta junio de 2017

Redacción
2 min

El Banco de Inglaterra (BoE) movió de nuevo ficha este martes para reducir el impacto económico del Brexit. Tras bajar tipos la semana pasada, el regulador rebajó de forma temporal los requisitos de capital a las entidades del 0,5% al 0%. Se trata de una medida de aplicación inmediata.

El gobernador de la institución, Mark Carney, espera que esta medida libere circulante de las arcas de los bancos (unos 6.730 millones de euros al tipo de cambio actual) y se eleve así la capacidad para conceder préstamos. Se calcula que se dispondrán de 177.000 millones extraordinarios para este fin tras relajar el requisito operativo.

Hasta junio de 2017

El banquero defendió que durante los últimos ocho años la banca británica había levantado más de 153.400 millones de euros en capital, lo que mantiene a los principales actores en una ratio de Tier1 agregada del 135% sobre activos de riesgo. Consideró que se trata de un margen suficientemente amplio para soportar la iniciativa extraordinaria.

La política se mantendrá como mínimo “hasta junio de 2017”, según Carney. El BoE indicó que existen “evidencias de que algunos riesgos han comenzado a cristalizar” tras la votación del 23 de junio y advirtió de que la perspectiva para la estabilidad financiera de Reino Unido es “difícil”. 

Depreciación de la libra

No esconde que las incertidumbres de la negociación que se debe abrir con Bruselas (y con el resto del mundo) para negociar las nuevas relaciones bilaterales conllevará “cierta volatilidad en los mercados y la economía”.

De hecho, el regulador decidió aplicar esta medida con carácter de urgencia tras una nueva depreciación de la libra esterlina frente al dólar. La moneda británica llegó a intercambiarse a 1,3113 dólares, el peor cambio desde junio de 1985. En cuanto al euro, se alcanzó la cifra más débil en dos años y medio: 1,1787 euros por libra.

El presidente del BoE aseguró que dispone de un plan “claro que se aplica con rapidez” y que “funciona”. Sin la maquinaria del regulador, la situación económica del país se estima mucho peor.