Menú Buscar
Gonzalo Gortázar, en el centro, durante el acto de presentación de resultados de Caixabank / LUIS M. GARCÍA

Gortázar: "La actividad de Caixabank en Barcelona no parará"

El consejero delegado de la entidad habla sobre la situación política en Cataluña y admite que ya han empezado a cobrar por los depósitos a algunos clientes empresariales

9 min

Caixabank ha presentado este jueves en su sede de Valencia los resultados de la entidad correspondientes a los primeros nueve meses del año. Ha sido su consejero delegado, Gonzalo Gortázar, quien se ha encargado de exponer esos datos, junto con Mathhías Bulach, director ejecutivo de Intervención, Control de Gestión y Capital, y María Luisa Martínez, directora ejecutiva de Comunicación, Relaciones Institucionales, Marca y RSC.

Gortázar, además de explcar los datos de la entidad, ha valorado la situación política en Cataluña, que ha conllevado, por ejemplo, el ataque por parte de los independentistas radicales a algunas de las instalaciones de Caixabank. "En Cataluña hemos tenido siempre una posición muy clara, basada en el respeto de la Ley y el diálogo para buscar un acuerdo beneficioso para Cataluña y para el resto de España", ha aseverado, "naturalmente, lo que no ayuda en ese contexto es la violencia". "Una de las prioridades es que esa violencia sea erradicada, porque no favorece ni a los catalanes ni a los barceloneses ni a los españoles”, ha mencionado el banquero, que ha añadido que “la inestabilidad no ayuda, eso es evidente, ya lo sabemos, y además es muy difícil de medir, porque no estamos hablando solo de las últimas dos semanas, sino de los últimos años".

Crecimiento de la entidad

El consejero delegado de Caixabank cree que la situación política en Cataluña no les ha hecho daño ni ha impedido a la entidad continuar su trabajo con normalidad. "Hay que comparar lo que ha sido con lo que podría haber sido, pero lo que está claro es que, gracias a Dios, España y Cataluña han seguido creciendo a pesar de los disturbios aunque la inestabilidad no ayuda", ha manifestado. Reconoce que el "impacto" de este contexto "en determinadas industrias es muy grande, como el turismo, la hostelería, el comercio al por menor sobre todo en determinadas zonas. A nadie le gusta vivir unos episodios como los que hemos vivido, no es bueno para la economía efectivamente, y tendría un impacto si esto se mantuviera en el tiempo".

En todo caso, Gortázar es optimista y piensa que la situación tenderá a la normalización. "Queremos pensar que no irá a más", ha señalado, "nosotros hemos tenido una parte de impacto, igual que los comercios que están en la zona afectada, y solo podemos esperar que no se produzcan más episodios de ese tipo". Detalla que los daños ocasionados "no son en absoluto magnitudes relevantes para lo que son las cifras de CaixaBank, pero las persons que trabajan en determinados sitios y las que quieren ir a nuestra oficinas lo han sufrido, y estamos como siempre tratando de prroegerles". 

No cursará ninguna denuncia

Con todo, remarca que la "actividad de Caixabank en Barcelona no se ha visto en absoluto parada y no se va a parar". Promete que mantendrán el "servicio a nuestros clientes porque sabemos que, a pesar de que hemos tenido oficinas con desperfectos, se han reparado rápidamente". Manifiesta que se ha podido mantener el servicio con total normalidad en todo el país y deja claro el "respeto" de la entidad a manifestaciones políticas de todo signo siempre que sean pacíficas. "Respetamos todo si no hay violencia, es el único camino a seguir”.

El consejero delegado del grupo financiero ha manifestado que no van a denunciar los atentados contra sus instalaciones en Barcelona. "No vamos atomar medidas por los destrozos ocasionados", admite. Aunque fija un horizonte temporal. "Si la situación se cronificara" cambiarían de parcer. 

a2c8401d 0258 4895 99d8 197fcf7e91d4
La expectación era máxima en la sede de Caixabank, abarrotada de periodistas / L.M.G.

Capaces de formar Gobierno

​"Esperamos convencer a quienes no les gustan nuestra actuaciones. Cumplimos una función muy importante, y más en Cataluña", ha declarado. El banquero ha sacado pecho de la cuota de mercado que tienen en la comunidad y la "vocación social extraordinaria" que se vehicula a través de la Fundación Bancaria La Caixa. 

En cuanto a la situación política en el resto de España, ha mencionado que "estamos a unos pocos días de unas elecciones generales y esperamos que de ahí salga un Gobierno que sea capaz de gobernar". Ha mantenido su prudencia habitual a la hora de valorar los comicios en curso en el país. 

Cobro por los depósitos

Caixabank también se unirá a la decidión de empezar a cobrar por los depósitos a unos perfiles muy concretos de clientes, igual que el resto del sector bancario español. "No vamos a cobrar a particulares", ha indicado, "vamos a cobrar y ya cobramos a los depositantes empresariales de tamaños significativos". Justifica esta decisión en que se trata de "otro tipo de negocios" y ha puntualizado que los "clientes empresariales, en general lo entienden". "Por supuesto a nadie le gusta porque es mejor tener más que menos, pero entienden que la liquidez tiene un coste", añade. "No lo hubiéramos precito desde luego hace diez años, pero así es", advierte en relación al escenario de tipos negativos actual que no se prevé cambiar en el medio plazo. 

En cuanto a si ve una recesión o una desaceleración, el consejero delegado de Caixabank ha certificado que la economía ha entrado en una etapa de "desaceleración, pero no apreciamos recesión". Recuerda que las previsiones actuales contemplan "crecimientos todavía compatibles con la creación de empleo", por lo que declinan hablar de crisis en el horizonte. 

Plan estratégico

En el plano empresarial, Caixabank ha anunciado que ha llegado la "hora de revisar el plan estratégico" un año después de que entrase en vigor. Afirma que se debe adecuar a la realidad a pesar de que han acertado en preveer la "reducción de la estructura, buscar más eficiencia, invertir en cliente y extender el nuevo concepto de atención". Con todo, considera probado que las "condiciones actuales nos dan aún más motivos para confiar y acelerar" la hoja de ruta marco del grupo financiero.

Gortázar mantiene el objetivo de que el grupo alcance una rentabilidad del 12% frente al 10,1% actual. El reto máximo se mantiene, pero con unos nuevos enfoques que contemplen el escenario macroeconómico internacional.