Menú Buscar
Un usuario llena el depósito de gasolina de su vehículo

El gas licuado y la bombona costarán un 6,6% y 4,4% más

El INE confirma la subida del IPC de octubre, debida al aumento de precios de los carburantes y la electricidad y que acumula seis meses consecutivos de incrementos

5 min

El precio del gas licuado de petróleo (GLP) por canalización subirá un 6,57% a partir de este martes. En concreto, se situará en 69,6103 céntimos de euro por kilogramo, frente a los 65,3170 céntimos del mes anterior, según una resolución del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE). De la misma manera, lo hará la bombona de butano que, una vez incluidos los impuestos, experimentará una subida del 4,7%, hasta los 12,28 euros, con lo que encadenará dos revisiones consecutivas al alza.

El término fijo del combustible se mantiene en 1,56 euros al mes, mientras que el precio del GLP canalizado para su distribución a granel subirá un 8,4%, desde los 50,8092 céntimos por kilogramo del mes anterior hasta 55,1025 céntimos. El precio del butano, por su parte, acumulaba un descenso del 30% en los últimos 20 meses, desde marzo de 2015, cuando se situó en 17,5 euros.

Esta subida, la primera con Álvaro Nadal como ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, responde al precio de la materia prima, el flete y la cotización entre el euro y el dólar.

La inflación sube cinco décimas

El Instituto Nacional de Estadística (INE), por su parte, ha publicado también este martes los datos definitivos del Índice de Precios de Consumo (IPC). La inflación subió un 1,1% en octubre respecto al mes anterior y elevó cinco décimas su tasa interanual, hasta el 0,7%, su nivel más alto desde agosto de 2013.

La subida interanual del IPC en octubre se debe al aumento de los precios de los carburantes (gasoil y gasolina) y de la electricidad, frente al descenso que experimentaron en el mismo mes de 2015.

Con el repunte de octubre, el IPC interanual suma seis meses consecutivos de incrementos después de haber aumentado una décima en mayo, dos décimas en junio, otras dos en julio, cinco en agosto, tres en septiembre y ahora cinco décimas en octubre.

La de octubre es además la segunda tasa positiva que logra encadenar el IPC después de haber registrado ocho meses consecutivos de valores negativos.

Inflación subyacente

La inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, se mantuvo en el 0,8% en octubre, una décima por encima de la tasa general del IPC. Según Estadística, esta diferencia es la menor desde octubre de 2014.

Por su parte, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó en octubre su tasa anual en el 0,5%, cinco décimas más que en septiembre.

Transporte

Estadística ha atribuido el repunte de la tasa interanual del IPC de octubre al comportamiento del transporte, que elevó su tasa casi dos puntos respecto a septiembre, hasta el 1,7%, debido al encarecimiento de los carburantes y lubricantes.

También influyó el grupo de vivienda, que incrementó casi 2,5 puntos su tasa anual, hasta el -0,4%, por la subida de los precios de la electricidad y, en menor medida, del gasóleo para calefacción y el gas.

Estabilidad en los precios de los alimentos

En el lado de los descensos destacaron los alimentos, que redujeron su tasa cinco décimas, hasta el 0,3%, por la estabilidad de los precios de las frutas frescas y los aceites frente al aumento que experimentaron en 2015, y el ocio y la cultura, que recortó cuatro décimas su tasa interanual, hasta el -1,9%, por la bajada de los precios de los viajes organizados.

En términos mensuales (octubre sobre septiembre), el IPC subió un 1,1%, su mayor aumento en cualquier mes desde abril de 2012, cuando los precios se incrementaron un 1,4%. Este repunte mensual se debe a la nueva temporada de invierno en vestido y calzado y al encarecimiento de la electricidad y la gasolina.