Menú Buscar
Borja de la Cierva, consejero delegado de Dia, recaba apoyos ante la junta de accionistas frente al plan de Fridman

Fridman mantiene la locura en Dia aliándose con Citadel, el fondo de Bernanke

LetterOne, el holding del ruso, sigue prestando acciones a inversores bajistas, en contra de sus propios intereses. Mientras, el consejo tantea a terceros para que acudan a la ampliación

20.01.2019 00:10 h.
6 min

La situación disparatada que se vive en Dia, con el máximo accionista --el ruso Mikhail Fridman-- enfrentado al consejo de la cadena de supermercados, ahora dirigida por el tándem que forman Richard Golding y Borja de la Cierva, sigue produciendo movimientos accionariales difíciles de entender.

Cuando todo hacía pensar que, tras la refinanciación aprobada para que el grupo mantuviera la actividad, la necesaria ampliación de capital de 600 millones que debe convocarse y la cantada salida del Ibex 35, las aguas se calmarían, la estrategia de Fridman demuestra claramente que la ‘entente cordiale’ que el consejo de Dia pretendía alcanzar queda muy lejos.

Fridman rompe todas las amarras

Con la salida de sus hombres del consejo, el magnate ruso ha roto todas las amarras para encauzar las relaciones, y ha decidido hacerse fuerte con su 29% fuera de foco, sin que nadie sepa muy bien cuáles van a ser sus intenciones ni el papel que va a jugar en la salida de la crisis diseñada por los bancos acreedores. Básicamente, la clave de todo pasa por saber si acudirá o no a la ampliación.

En principio, debería hacerlo. Se juega mucho. De no acudir a la ampliación y poner otros 180 millones de euros, la dilución sería de envergadura y saldría muy tocado, asumiendo ya como pérdidas la mayoría de los 600 millones de euros de minusvalías latentes que ahora acumula, con las acciones de Dia en 0,44 euros.

Todos los escenarios abiertos

A partir de aquí, todos los escenarios están abiertos. Si acude a la ampliación, Fridman superará el 30% y se vería obligado a lanzar la OPA por el 100% del capital de Dia. Pero en este punto, empiezan las cábalas.

De momento, quien tiene que mover ficha es el consejo de Dia, presentando los resultados del pasado ejercicio y ese plan estratégico que se está haciendo de rogar, para, seguidamente, convocar la junta de accionistas que dé luz verde a la ampliación. Y, aquí surgen las grandes conjeturas con los plazos para que cada una de las partes sepa a qué atenerse.

La fecha clave del 9 de marzo

En el caso de LetterOne, el holding a través del que Fridman atesora el 29% de la cadena española, la fecha del 9 de marzo está marcada a fuego en su calendario.

A partir de ese momento habrían transcurrido 12 meses desde que el fondo pagara 3,64 euros por las últimas acciones adquiridas, con lo que, como recoge la ley de OPAS, tendría las manos libres para lanzar una oferta por el 100% de la compañía pagando los títulos a precio de mercado.

200 millones por toda la empresa o mantener el 29%

Al magnate ruso le sale igual uros Con los 0,44 euros que valen hoy las acciones, el 70% que le resta le costaría al magnate ruso unos 192 millones, prácticamente lo mismo que tendría que aportar en la ampliación planteada para mantener su 29%.

Mientras tanto, tanto Fridman como el banco de inversión Goldman Sachs, su socio en este asalto a Dia, mantienen impertérritos la misma estrategia que llevan siguiendo desde hace año y medio.

Jugando con los inversores bajistas

En el caso del banco estadounidense ha vuelto a realizar la enésima compra de acciones, por el 5% del capital del grupo de distribución, para ceder a los bajistas, y proceder después a su venta. Y la propia LetterOne también ha prestado a manos llenas acciones a inversores que apuestan en posiciones cortas.

Así, en el último mes han permitido con estas operaciones que Citadel, el fondo para el que trabaja como asesor Ben Bernanke --el que fuera presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos entre 2006 y 2014-- hiciera acopio de 8,7 millones de acciones para operar a corto, el 1,4% del capital de Dia, hasta sumar el 3,13%.

A la búsqueda de aliados para la batalla final

Mientras, tanto el consejo de Dia como el propio Fridman andan tanteando la posibilidad de buscar aliados para la batalla final por el control de la cadena de supermercados.

Y aquí las filtraciones interesadas surgen casi cada día. En ese sentido, un reciente informe de JP Morgan avalaría un movimiento por parte de Mercadona, ya que la empresa que dirige Juan Roig tiene dinero en caja a espuertas (más de 2.500 de millones). Y también se ha planteado la posibilidad de que otros empresarios del sector, como la polaca Eurocash, dirigida por el portugués Luis Amaral, o incluso Carrefour, pudieran entrar en liza.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información