Menú Buscar
Aeropuerto de Palma de Mallorca / EFE

Frente común en Baleares contra los recortes en el descuento para residentes

Los empresarios y las agencias de viajes se reunirán con el Ministerio de Fomento para que evitar una reforma que consideran "poco racional"

3 min

Batallando contra viento y marea, los empresarios de Baleares y las agencias de viajes no quieren cerrar el año sin conseguir que el Ministerio de Fomento reconsidere su intención de limitar el descuento para residentes en las islas. Una medida que entrará en vigor el 1 de enero y que afectará a las tarifas aéreas y marítimas para grupos, así como a los billetes adquiridos a través de turoperadores.

Para impedirlo, los perjudicados han decidido hacer frente común con el Gobierno balear con el objetivo de presionar en Madrid. Entre las actuaciones previstas, responsables de las agencias de viajes de Baleares mantendrán un encuentro el próximo 12 de diciembre en el ministerio con el objetivo de "intentar que se retrase la aplicación de estos recortes".

"Poca racionalidad"

Los afectados, que critican la "poca racionalidad" de la propuesta, se han reunido además este lunes con la presidenta del Gobierno insular, Francina Armengol. Su Ejecutivo anunció que acudirá a los tribunales para evitar la aplicación de esta reforma.

Mientras tanto, desde la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB), también presentes en el encuentro, alertan de que esta medida perjudicará tanto a las empresas de las islas en general, principalmente a las pymes, como a los propios ciudadanos. Por ello, muestran su "firme oposición" a la iniciativa planteada por Fomento, con la que se fijará una tarifa media máxima sobre la que se aplicará el descuento del 50%, y no sobre el coste global del billete.

Así, de acuerdo con el nuevo proyecto, la tarifa máxima bonificable entre Madrid y Palma será de 71 euros, que el descuento de residente permitirá reducir a 35,50. Sin embargo, si el coste del trayecto resultase superior, la bonificación no se extendería al precio total, sino solo hasta la tarifa máxima, en este caso 71 euros. De este modo, el coste a abonar por el consumidor se verá encarecido.

"Duro golpe a la competitividad"

Para los empresarios de Baleares, este recorte supondrá "un duro golpe para la competitividad" de las mercantiles del archipiélago que, subrayan, "estarían en desventaja frente a otras comunidades debido a los costes derivados de la insularidad".

Según los responsables de CAEB, si lo que el Gobierno central pretende es atajar posibles fraudes en el descuento, la medida será "arbitraria e ineficiente", puesto que si esos mismos billetes "se compran de manera individual, seguirán disfrutando del descuento del 50% sin que haya un importe máximo subvencionable".