Menú Buscar
Joaquim Gay de Montellà, presidente de Foment del Treball, en una imagen de archivo en la biblioteca de la patronal / CG

Foment del Treball exige renovar la política energética estatal

El comité ejecutivo de la gran patronal advierte que el elevado coste energético lastra la competitividad de toda la industria del país

3 min

Foment del Treball ha exigido al Gobierno de Mariano Rajoy una revisión profunda de la política energética para mejorar la competitividad industrial. En un comunicado emitido tras la reunión del comité ejecutivo, la gran patronal catalana reclama iniciar una “negociación urgente” con el objetivo de “avanzar en la reforma y el desarrollo” de medidas que impactan de forma negativa en el sector.

Recuerda que los altos peajes energéticos no afectan sólo a la industria catalana. Toda la producción española tiene los mismos problemas. Básicamente, un elevado coste de la electricidad que propicia una pérdida de competitividad respecto al resto de países europeos.

Decálogo de demandas

El máximo órgano de gobierno de Foment del Treball mantiene que “adoptar soluciones territoriales sobre tarifas en función de ciertas aritméticas políticas” no es suficiente. Considera que ahora es “irrenunciable” que el Ejecutivo central tome cartas en el asunto.

La patronal ha emitido un decálogo con las principales demandas que se hacen para evitar la minoración económica en la actividad actual. Pasa por una revisión general de la tarifa eléctrica de acceso y asegurar el mismo marco de competitividad en las industrias de todo el país.

Decálogo de Foment del Treball sobre las necesidades de una política energética común / CG

Decálogo de Foment del Treball sobre las necesidades de una política energética común / CG

Tres ámbitos debate

Incluso detalla las tres cuestiones entrono a las cuales se debería estructurar la “negociación de largo alcance” que reclama. El primer ámbito serviría para impulsar el “desarrollo legislativo de esquema de redes cerradas” para compartir infraestructura de conexión, hecho que rebajaría los costes.

El segundo es abrir un debate sin demora para que el sector de la cogeneración amplíe la vida útil de las instalaciones. Es decir, se pide una especie de plan renove para esta actividad.

Por último, la gran patronal catalana exige un impulso de la “valorización energética de los residuos”. La quema controlada para que los propios restos industriales se conviertan en la materia prima que cubra parte de las necesidades energéticas de las compañías.