Menú Buscar
Una farmacéutica busca un medicamento en la rebotica / CG

Las farmacias fracasan en su intento de vender medicamentos por internet

Mientras que el comercio electrónico de productos de cosmética, higiene y dietética se ha disparado, los clientes prefieren ir a los establecimientos para comprar fármacos

29.03.2017 00:00 h.
5 min

Las farmacias españolas tienen la posibilidad de vender medicamentos que no necesitan receta médica a través de internet desde noviembre de 2013, cuando entró en vigor el real decreto que regula esta práctica. Solo los establecimientos físicos que cuentan con una acreditación europea pueden ofrecer este servicio a sus clientes, a través de un sistema del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Pero lo que se abrió como una oportunidad para los farmacéuticos, cuatro años después no ha dado los resultados esperados. Los productos de parafarmacia --cosmética, higiene y dietética--, triunfan, mientras que los clientes todavía prefieren acercarse a su botica más cercana para adquirir los medicamentos.

“Un 95% de los ciudadanos tiene una farmacia a menos de 15 minutos”, recuerda Antoni Torres, el presidente de la Federación de Asociaciones de Farmacias de Cataluña (FEFAC). Esta es una de las razones que apunta como causa del fracaso del comercio online en lo que se refiere a medicamentos.

El auge de la parafarmacia

Sin embargo, las cifras que ofrece la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) indican que el comercio electrónico de productos farmacéuticos se ha disparado en los últimos dos años. En 2014, el número total de transacciones fue de 816.384, mientras que un año después ascendió hasta superar 1,2 millones. Los dos primeros trimestres de 2016 --hasta donde hay datos-- ya suman 834.511 operaciones.

Son los productos de parafarmacia los responsables de este auge. “La demanda de cosméticos, por ejemplo, es muy alta; de ahí la proliferación de parafarmacias online”, explica Torres. Son muchas las webs que ofrecen grandes descuentos también en artículos de higiene y dietética. Estos sí tienen éxito.

Poca rentabilidad

El Colegio de Farmacéuticos de Barcelona explica que son 100 las farmacias autorizadas a vender por internet. Sin embargo, algunas han desistido. Es el caso de una farmacia situada en la calle Riera Blanca, en el barrio de Sants de Barcelona. Aunque todavía figura en la lista del ministerio, hace más de un año que dejaron de vender a través de internet.

“La gente no compraba, no nos salía a cuenta y decidimos dejar de hacerlo”, aseguran. La atención que recibe el cliente, según la FEFAC, es la misma tanto si acuden en persona a comprar los medicamentos que no requieren prescripción médica como si los adquieren vía online.

Otro ejemplo es la farmacia Aranda, situada en el paseo Fabra i Puig de la capital catalana. Su titular explica que en su momento entraron en el ecommerce pero que el "movimiento ahora es mínimo; de medicamentos, nulo". 

Torres explica que es necesario que haya un profesional y que informe de las contraindicaciones o pregunte por posibles alergias u otras cuestiones: “Para fármacos, que inciden en la salud de las personas, el cliente todavía prefiere el trato en persona”.

La venta ilegal, a niveles altos

Los medicamentos que sí necesitan receta médica no se pueden vender por internet, aunque no es difícil conseguirlos de esta forma. Los profesionales alertan de la venta ilegal por esta vía, que supone un “peligro de salud pública”. Y es que las garantías de que el fármaco lleve el principio activo que corresponde son casi nulas.

La mayoría provienen de países como China e India, ya que “aquí, casi nadie se la juega”, explican desde la FEFAC. La incautación de medicamentos ilegales ha aumentado en los últimos años.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información