Menú Buscar
juan Carlos Escotet, presidente de Abanca en una imagen de archivo / EFE

Escotet deja la presidencia de Abanca por la intervención de su banco venezolano

Un total de 11 directivos de Banesco, la primera entidad del país, han sido detenidos por Maduro en plena campaña de las presidenciales

04.05.2018 11:27 h.
4 min

Juan Carlos Escotet, propietario de Abanca, ha dejado temporalmente la presidencia no ejecutivo de la entidad gallega para regresar de urgencia a Venezuela. Allí deberá atender la crisis judicial que se enfrente Banesco, el primer grupo financiero del país y también de su propiedad, tras el movimiento de Nicolás Maduro en plena campaña por las elecciones presidenciales anticipadas. Unos comicios que se celebrarán el 20 de mayo.

El fiscal general de ese país, Tarek Saab, ordenó la detención en Caracas de 11 directivos del grupo. Una decisión a la que siguió la intervención del banco venezolano por parte del Gobierno durante 90 días. Se acusa a Banesco de irregularidades con la divisa nacional, el bolívar, en el mercado negro.

Situación económica de Venezuela

Tras esta crisis de la entidad financiera se encuentra la delicada situación económica de Venezuela. El control del Gobierno sobre la divisa ha propiciado su devaluación, ha hundido los salarios, ha disparado la inflación y ha propiciado que surja un mercado negro paralelo que se referencia en dólares, una moneda en alza en el país. Todo ello, unido a la escasez de alimentos y de otros suministros básicos, como las medicinas.

Venezuela vive un momento de extrema tensión que ha estallado de forma puntual por la pérdida de fortaleza del régimen. Es en este contexto en el que Maduro ha lanzado la operación contra Banesco por “atentar contra el desarrollo socioeconómico del país”, tal y como anunció mediante el canal del Estado Venezolano de Televisión.

Acusación de Maduro

Es considerada la culpable de especular con el bolívar mediante una presunta red de intercambio ilícita que asegura que ha eclosionado en la frontera con Colombia. El Ejecutivo justifica la necesidad de intervenirla por “notorias faltas a sus obligaciones de prevención de legitimación de capitales”.

Ha situado al frente del banco a la viceministra de finanzas, Yomana Koteich, quien tiene la obligación de “reconducir la administración del banco saneándolo y despojándolo de toda aquella actividad ilícita y favorecedora de la comisión de ilícitos financieros”.

Defensa de Escotet

Escotet ha aterrizado en Venezuela para intentar defender la inocencia de ejecutivos como Óscar Doval, el presidente de Banesco. El también máximo representante de Abanca ha defendido que la entidad latinoamericana “siempre ha trabajado ajustado a derecho y ha sido escrupuloso con el marco legal”.  

En el comunicado a la CNMV en el que ha anunciado su “voluntad de ausentarse temporalmente en sus funciones de presidente no ejecutivo” de Abanca, afirma que se traslada hasta América Latina con la “finalidad de atender y apoyar a los equipos de sus empresas sitas en Venezuela ante la gravedad de los hechos políticos que allí acontecen”.

Relevo en Abanca

Ha asumido también de forma temporal sus responsabilidades en el banco gallego Eraña Guerra, presidente de la Comisión de Nombramientos. Un relevo con el que se asegura el “normal funcionamiento de los órganos de gobierno del banco”.