Menú Buscar
Un camión de Aigua del Montseny carga garrafas de agua de la empresa / XTEC

La envasadora del agua Manantial Aiguaneu defiende la calidad de sus procesos

Sanidad certifica que Aigua del Montseny cumple los controles de salubridad tras una inspección de cinco horas, pese al incidente de la contaminación de garrafas

3 min

La investigación sobre la posible contaminación del agua embotellada Manantial Aiguaneu sigue abierta, sin que se haya encontrado todavía ninguna prueba contundente que apunte hacia la causa.

Tras la alerta de la Agencia de Salud Pública de Catalunya (Aspcat) en la que avisaba del problema con una garrafa de 5 litros de esta agua bajo la marca Condis y, más tarde, del comunicado de la cadena de supermercados en el que señalaba al proceso de envasado, ahora es la empresa embotelladora, Aigua del Montseny, la que asegura no ser responsable del posible mal estado del producto.

Inspección de Sanidad

La empresa dueña del manantial ha manifestado en conversación con Crónica Global que, durante el día de ayer, un equipo de Sanidad sometió sus instalaciones a una rigurosa inspección que se alargó durante cinco horas. El resultado de este examen fue positivo y respalda la declaración de la compañía: Aigua del Montseny se encuentra en regla con respecto a los controles de seguridad y salubridad.

El representante de la embotelladora ha querido resaltar “categóricamente” que “es imposible” que la supuesta contaminación del agua tenga su origen en el proceso de introducirla en las botellas. Su tesis se basa en que, si así fuera, el número de afectados sería mayor debido a la cantidad de litros que se envasan en sus instalaciones y se venden y consumen diariamente. “Un problema de un único usuario no es un problema de la línea de envasado”, asegura.

Retirada de la venta

Aun así, las garrafas de agua de Manantial Aiguaneu del supuesto lote afectado (120.721) han sido retiradas tanto de los supermercados Condis como de los establecimientos Eroski, compañía a la que también suministra.

La retirada de las garrafas de los supermercados se produjo después de que un consumidor denunciara ante los Mossos d’Esquadra haber sufrido una irritación leve del tracto digestivo tras, supuestamente, ingerir esta agua. El denunciante fue hospitalizado en la madrugada del domingo y dado de alta pocas horas más tarde, ya recuperado.