Menú Buscar
La sede central de Volkswagen en Wolfsburg (Alemania) / EFE

El regulador alemán retrasa las revisiones del ‘diéselgate’

La Autoridad Federal del Transporte de Motor prolonga el calendario inicial previsto al tener que certificar que la solución técnica funciona en cada modelo específico

Redacción
2 min

Volkswagen informó este lunes de que “en breve” llamará a revisión a los propietarios de vehículos A4, A5 y Q3 de Audi y Exeo de Seat afectados por la manipulación de las emisiones de óxido de nitrógeno, el escándalo del diéselgate. La dirección del consorcio alemán preveía realizar las implementaciones técnicas necesarias para retirar el software que altera los límites de contaminación en marzo, pero el regulador alemán ha prolongado los plazos.

El problema con el que se ha topado el consorcio es que la Autoridad Federal del Transporte de Motor de Alemania (KBA por sus siglas en alemán) debe certificar modelo por modelo que los vehículos no sufren ninguna modificación en sus características técnicas tras la retirada del dispositivo y, lo más importante, que las emisiones se corresponden a la realidad. Se trata de un estudio al consumo, las contaminación y las prestaciones.

Examen minucioso

El examen es minucioso y ha dilatado el proceso “algunas semanas más” de lo previsto, según indicaron fuentes del consorcio en declaraciones a Europa Press. Con todo, el Grupo Volkswagen mantiene que dará carpetazo en el apartado técnico del caso diéselgate antes de que termine el ejercicio. La crisis judicial tiene mucho más recorrido. 

El Volkswagen Amarok inició la oleada de revisiones, al que debían seguir los modelos señalados anteriormente. El regulador alemán analiza en estos momentos cómo se aplica la solución a los vehículos Passat y tiene pendiente abordar luego los modelos Golf.

El consorcio insiste en que las revisiones técnicas no tendrán ningún coste a los propietarios de los modelos afectados por el diéselgate.