Menú Buscar
Laura Campos y Josep Maria Osuna (foto derecha) informa a los sindicatos de Lidl sobre la ampliación del centro logístico en la zona.

El Gobierno de Montcada i Reixac asegura que no puede asumir nuevos riesgos urbanísticos

La alcaldesa del municipio, Laura Campos, afirma que la alternativa a Lidl de crecer por la zona de la localidad vecina de Ripollet acaba con las incertidumbres del actual proyecto

4 min

La alcaldesa de Montcada i Reixac, Laura Campos (ICV-EUiA), manifestó este martes que tanto el Ayuntamiento que lidera como el vecino de Ripollet, comandado por la confluencia de izquierdas Decidim Ripollet --CUP-Compromís Ripollet, Procés Constituent, Podem, Mai més per la Memoria Histórica y el Front d’Alliberament Gai-- quieren que Lidl amplíe el centro logístico situado en la confluencia de ambos municipios pero sin las “inseguridades jurídicas” que existen en el proyecto actual de la multinacional alemana.

El problema para el proyecto es que el consistorio liderado por los ecosocialistas no puede “asumir más riesgos urbanísticos”, en palabras de su alcaldesa.

Evitar acabar en el Supremo

Campos aseguró que el gobierno municipal tiene que hacerse cargo de las “herencias del anterior gobierno”, encabezado por el PSC. La alcaldesa manifestó que no quiere repetir la experiencia del traslado de la factoría de barnices Valentine del centro de la ciudad al polígono de Can Milans. Una pugna urbanística con otro municipio vecino, La Llagosta, acabó con la modificación de la planificación urbanística anulada por el Tribunal Supremo en 2012.

Campos da por sentado que el consistorio deberá indemnizar a los propietarios de la factoría de barnices, Corporaçao Industrial do Norte (CIN) e indica que no pretende cometer el mismo error que sus predecesores en el gobierno local.

Corredor biológico

Lidl quiere crecer en una zona con terrenos en el término municipal de Montcada, Ripollet (mínima, en una esquina del plano) y el Incasòl, la empresa pública de la Generalitat que se encarga de la promoción urbanística. Campos relató que el proyecto de la multinacional alemana pasa por un corredor biológico y que ello abre la puerta a una impugnación por parte de grupos ecologistas.

En el año y medio que ha durado la negociación de la multinacional alemana con el Incasòl y los ayuntamientos --cuando estaban gobernados por el PSC-- no se había detectado el problema medioambiental que ahora ha salido a la luz.

Petición de reunión con Lidl

La alcaldesa mantuvo que la alternativa propuesta pasa por ampliar la plataforma logística por un terreno adyacente que sólo está en el término municipal de Ripollet. El problema para Lidl es que ya había empezado los trabajos en el centro logístico para adaptar el centro de trabajo actual a las futuras instalaciones que se perdería y debería empezar de cero la iniciativa. Incluso en el rediseño arquitectónico del espacio. La ventaja es que podría crecer con más metros cuadrados, según Campos.

La alcaldesa de Montcada y su homologo en Ripollet intentarán pedir este miércoles una nueva reunión con la cúpula de Lidl para abordar la polémica. También estarán presentes el Incasòl y representantes del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), la única administración que formalmente puede iniciar la modificación urbanística de la zona al contar con terrenos de diferente procedencia.

Los sindicatos de Lidl han sido informados este martes del plan de los ayuntamientos. Habían mostrado su malestar por el riesgo de que se pierda el proyecto por la demora en la negociación.