Menú Buscar
Un carrito de la compra junto a un ordenador portátil

La digitalización en empresas: más allá de las redes sociales y las webs

El proceso de transformación consiste en usar la tecnología para cambiar la cultura y organización interna de las compañías

02.03.2018 00:00 h.
4 min

Que una empresa no aparezca al buscarla en Google es poco habitual. Tener página web y perfiles en las redes sociales se ha convertido casi en un requisito para que una compañía exista. Pero no el único para hacerse un hueco en la sociedad digitalizada. La transformación digital es desde hace un tiempo uno de los objetivos de los negocios que se crearon en el mundo analógico.

Este proceso, aunque todavía poco extendido en el tejido empresarial español, no sólo consiste en tener ordenadores e internet; va más allá. Se trata de “usar la tecnología como medio para cambiar la cultura dentro de las empresas”, explica Oriol Pujol, vicerrector de transformación digital de la Universitat de Barcelona (UB). Indica que se basa en dos vectores: la excelencia operativa y la experiencia del usuario.

Trabajadores de una empresa que ha completado el proceso de transformación digital

Trabajadores de una empresa que ha completado el proceso de transformación digital

Renovarse o morir

La tecnología ha cambiado las reglas del juego en muchos sectores y lo llegará a hacer en los demás. Algunos de ellos, muy tradicionales. Uber, Amazon y Airbnb fueron para el transporte, el comercio y el turismo un impulso hacia la digitalización. Las empresas tienen que adaptarse al nuevo panorama para no quedarse obsoletas.

Javier Rodríguez Zapatero, presidente de la escuela de negocio digital Isdi, asegura que la “transformación no será 100% digital, pero sí 100% multicanal”. Es decir, los negocios que tengan una parte física podrán sobrevivir, pero no aquellos que solo cuenten con lo analógico.

Aprovechar los datos

Un aspecto que va ligado a la tecnología es la recogida de datos. Puede ser información sobre los clientes, sus preferencias y satisfacción con el servicio, sobre la eficacia del negocio. “Éste es el valor de la empresa y tiene que estar en el núcleo de las tomas de decisiones, que no pueden basarse en sensaciones de la dirección como hasta ahora, sino en datos empíricos”, afirma Pujol.

Un carro de la compra con paquetes junto a un portátil

Un carro de la compra con paquetes junto a un portátil

El profesor de la UB resume las claves para que una empresa complete la digitalización en cuatro capacidades: la escalabilidad del negocio –la presencia en el mundo online suele ir acompañada de un aumento de la demanda, que las compañías tienen que estar preparadas para absorber–, la inmediatez, la comunicación con los usuarios –redes sociales y web– y la formación de los empleados.

Problemas de presupuesto

Pero completar este proceso, con el objetivo final de cambiar la cultura empresarial, es costoso. “Es mucho mas barato empezar de cero que digitalizar una empresa ya existente”, indica Rodríguez. Coincide con él Pujol, que añade que las inversiones de las grandes compañías en este ámbito son multimillonarias: “Un gran banco puede gastarse miles de millones en transformación digital”.

El presupuesto sí es un problema para las administraciones públicas. “El proceso para la Generalitat, los ayuntamientos o el Gobierno es pasar de ser una administración pasiva a una activa, que no espera que el usuario acuda en persona para atenderlo”, indica Pujol. Es por esta razón que el cambio es mucho más lento que en el sector privado: las intenciones son buenas; el problema es el dinero.