Menú Buscar
La sede central de Crèdit Andorrà en el Principado / CA

Crèdit Andorrà se enfrenta a una multa histórica del regulador financiero del Principado

El INAF investiga desde finales de 2017 la operativa del banco con sus accionistas mayoritarios, que han comprado títulos con créditos de la entidad

3 min

El Instituto Nacional Andorrano de Finanzas (INAF), el regulador financiero del Principado, ultima una multa histórica a Crèdit Andorrà. Una sanción a la operativa financiera que se ha mantenido en los últimos años con los accionistas de referencia del banco. La institución presidida por Ramón López considera que esta actividad ha puesto en entredicho la solvencia del banco.

Las pesquisas se iniciaron en noviembre, cuando el INAF abrió un expediente a raíz de las discrepancias en la expresión de unos préstamos que se habían otorgado a los grandes accionistas de la entidad. Créditos concedidos con el fin de adquirir títulos del mismo banco derivados de la salida del capital de Caixabank en 2006 y que se considera que superan los niveles de riesgos financieros.

Como mínimo los comunitarios, unos estándares a los que todos los bancos del Principado se deben acercar antes de que termine el ejercicio. En 2019 entra en vigor en el país la directiva de capital CRD IV.

Compra de la participación de Caixabank

Fueron los Pintat, Casal, Martí y los Reig los que compraron el 46,35% de los títulos de Caixabank por un total de 927 millones. Para financiar la operación primero acudieron a una entidad francesa, indican fuentes del Principado, pero después subrogaron los préstamos a Crèdit Andorrà.

El regulador de la banca andorrana considera que estos préstamos son fondos propios de la entidad, señalan los mismos interlocutores. Una cuestión que cambiaría la contabilidad del banco que comunicó un beneficio de 50,1 millones de euros al cierre de 2017.

Provisión de 900.000 euros

Desde el entorno de la entidad afirman que en las cuentas presentadas hace una semana en la junta general de accionistas ya se incluye una provisión de 900.000 euros. La cantidad máxima que estiman que supondrá la multa del INAF. Asimismo, aseguran que se trabaja junto al regulador para reequilibrar los riesgos de la operativa con los principales accionistas de Crèdit Andorrà.

Afirman que se alcanzará el nivel de solvencia requerido en tiempo y forma. Las pesquisas de INAF siguen su curso.