Menú Buscar
Agentes de la Guardia Civil de Tarragona en la sede de Teyco en julio de 2015 / CG

La constructora de los Sumarroca achatarra el 60% de su capital por pérdidas

La policía ha detenido dos veces al presidente de Top Proyectos y Contratas, Jordi Sumarroca

4 min

La compañía barcelonesa Top Proyectos y Contratas, sucesora de la polémica Teyco, acaba de formalizar una reducción de capital, a fin de enjugar los cuantiosos números rojos acumulados en su balance.

La poda se debe a que los quebrantos han reducido los fondos propios por debajo de la mitad del capital social. En tal situación, las normas vigentes obligan a recomponer el equilibrio patrimonial. Si ello no es factible, se ha de disolver la empresa.

La familia Sumarroca, propietaria de Top Proyectos, ha rebajado el capital de la compañía de 29,5 a 11,8 millones de euros, con objeto de absorber los saldos deficitarios embalsados. Éstos ascendían a más de 14 millones.

En pérdidas desde 2011

El fortísimo deterioro de Top Proyectos es consecuencia de dos factores. Uno reside en la carga financiera de las deudas, tanto en las propias como en las de sus sociedades filiales. El otro consiste en el deterioro de las existencias.

La empresa entró en pérdidas en 2011. Desde entonces, contabilizó resultados negativos consolidados en todos los ejercicios --salvo el de 2013--, por un monto conjunto de casi 18 millones.

En 2015, los números rojos en las cuentas individuales se cifraron en 452.000 euros antes de impuestos, aunque el auditor estampó varias salvedades que elevan el déficit real hasta los 9,4 millones.

La sombra de la corrupción

Top Proyectos abandonó recientemente la sede que ocupaba en la calle Císter, a pocos metros de la avenida del Tibidabo. El buen nombre de la sociedad titular quedó abrasado por las acusaciones de presunta corrupción que pesan sobre varios miembros del clan Sumarroca. De las diligencias efectuadas, se desprende que la saga ha amasado una gran fortuna merced al aluvión de contratas públicas obtenidas de los diversos gobiernos de Jordi Pujol.

La policía registró dicho edificio en el verano de 2015, y se llevó detenido a su máximo ejecutivo, Jordi Sumarroca Claverol. Éste fue conducido a prisión, de donde salió tras prestar una fianza de 600.000 euros. Junto con él, se apresó a su tío Joaquim Sumarroca, así como a su prima Susana Sumarroca.

La policía encontró, en una caja fuerte del domicilio privado de Jordi, un documento donde aparece un listado de ayuntamientos catalanes. En una columna, se transcribe la relación de las adjudicaciones recibidas y su importe. A su lado, otra columna reseña unas determinadas cantidades que corresponden matemáticamente al 3% de cada contrata.

Es la segunda ocasión que Jordi Sumarroca pasa por prisión. En la anterior, se le apresó por haber pagado presuntamente una mordida al entonces alcalde de Torredembarra, el panadero Daniel Masagué.

La Audiencia Nacional investiga a otros dos miembros del linaje, Carles Sumarroca Coixet y Carles Sumarroca Claverol, padre y hermano de Jordi. La justicia trata de averiguar el motivo por el que llevaron a cabo sustanciosos pagos a Jordi Pujol Ferrusola.