Menú Buscar

Optical Discs, fabricante de CD, DVD y Blu-ray, suspende pagos

La empresa fue constituida hace cinco años por Pere Puntí Sañé, exgerente de la desaparecida Hilados y Tejidos Puigneró

Instalaciones de Optical Discs Spain en Barberà del Vallès / CG
06.12.2018 00:00 h.
5 min

Optical Discs Spain ha presentado un expediente de concurso de acreedores ante el Juzgado Mercantil número 9 de Barcelona, según ha podido saber Crónica Global. Tres meses atrás se acogió al artículo 5 bis de la Ley Concursal, la figura que regula los preconcursos. Al no lograr el convenio anticipado, se ha visto obligada a instar formalmente el proceso de insolvencia.

Optical Discs tiene justo cinco años de vida, pues fue fundada en diciembre de 2013. La empresa se dedica a fabricar discos compactos, DVD y Blu-ray, además de los clásicos vinilos y soportes de almacenamiento USB.

Clientela

Optical Discs dispone de una planta de producción propia en el polígono industrial de Barberà del Vallès, que incluye departamento de investigación.

En los últimos tiempos ha trabajado para clientes como Anaya, Lettera, Unidad Editorial, ABC y su revista Blanco y Negro, y la discográfica Música Global. En 2017, la empresa facturó 3,2 millones, con un beneficio de poco más de 17.000 euros.

Gestor de largo recorrido

Optical Discs nació en 2013 con el ingeniero industrial Pere Puntí Sañé de socio único. Este ejecutivo tiene a sus espaldas una dilatada trayectoria como gestor empresarial. Durante mucho tiempo fue gerente del Hospital Sagrat Cor, de Barcelona y la Clínica de Vic.

Antes había trabajado al servicio de la licorera Antic, de Barcelona, y la fabricante de maquinaria agrícola Agric-Bemvig, de Sant Hipòlit de Voltregà.

Puigneró: misión imposible

A comienzos de la pasada década se le encomendó una tarea titánica: salvar del naufragio a la histórica compañía Hilados y Tejidos Puigneró, de Sant Bartomeu del Grau, propiedad de José Puigneró Sargatal. Poco antes de asumir el mando, esta entidad declaró la mayor suspensión de pagos de la historia textil, con 150 millones de pasivo.

La firma había recibido abundantes ayudas del Gobierno, de la Generalitat y del Institut Català de Finances, amén de copiosa financiación de la Caja Rural Nacional y de la Cooperativa de Jaén, instituciones que más tarde hubieron de ser rescatadas de la quiebra con una inyección estatal de 180 millones de euros.

Competencia desleal

En 1997, José Puigneró fue condenado a cuatro años de prisión por delito ecológico. Aquel año la empresa tocó su cima, con una facturación de 132 millones.

La firma textil poseía varias plantas fabriles en la comarca de Osona. José Puigneró tenía la curiosa costumbre de escamotear por sistema el abono de sus deudas a Hacienda y la Seguridad Social, lo que le proporcionó una singular ventaja frente a sus rivales.

De hecho, tales deudas alcanzaron cotas siderales en proporción al tamaño de la compañía. Los 116 millones de pasivos que acumuló con esos organismos batieron en su día todos los récords. Y fueron las partidas de más bulto en la  suspensión de pagos que orquestó en su frenética fuga hacia adelante. El imperio de Hilados y Tejidos Puigneró se extinguió para siempre en 2003.

Segundas partes

Puntí dejó la empresa y fichó otra vez por Agric-Bemvig, primero como miembro del consejo y después como consejero delegado, también con el objetivo de levantar una compañía que hacía agua. Pero no pudo sacar adelante el negocio y en 2013, pocos meses después de tomar posesión como primer ejecutivo, Agric entraba en insolvencia.

Puntí ha reaparecido ahora con otro siniestro mercantil, el de su empresa Optical Discs Spain. La ingrata tarea de llevar los libros contables al juzgado le ha tocado al nuevo administrador José Ortiz López.

¿Quiere hacer un comentario?