Menú Buscar
Joan Rosell (d) y Antonio Garamendi (i), presidente de CEOE y de Cepyme en la imagen de la izquierda; y Soraya Sánez de Santamaría (i) y Cristónal Montoro (d) en la de la derecha / FOTOMONTAJE DE CG

CEOE carga contra la revisión al alza del Impuesto de Sociedades

El Consejo de Ministros eleva del 12% al 23% el tipo mínimo para recaudar 8.000 millones de euros y la patronal advierte del impacto en lo laboral que tendrá la medida

4 min

CEOE ha tardado horas en revolverse contra la medida estrella del Gobierno central en funciones para elevar la recaudación pública: incrementar del 12% al 23% (25% para bancos y empresas petrolíferas) el tipo mínimo del Impuesto de Sociedades. La medida, “desproporcionada y excesiva según la patronal, ha sido aprobado este viernes por el Consejo de Ministros para las empresas que facturen más de 10 millones de euros.

En un comunicado, los empresarios aseguran que cumplir con el límite de déficit marcado por la Comisión Europea debe ser un prioridad para el país, pero argumentan no se puede conseguir “solo con un aumento de los ingresos tributarios sino con una reducción del gasto, sobre todo del gasto no productivo” y con medidas que lleven a más actividad económica, mientras que la adoptada “la pone en cuestión”.

Financiar al Estado a tipo cero

El objetivo de reformar la tasa, que ha sido aprobada y ya es oficial, es recaudar 8.000 millones de euros más al año. La cifra permitirá cumplir con lo pactado con Bruselas y situar el déficit público en el 4,6% del PIB en el ejercicio en curso.

CEOE indica que las empresas deberán ingresar entre el 20 de octubre y el 20 de diciembre una cantidad que podría alcanzar los 24.000 millones, la mayor parte de ellos en un plazo de apenas 20 días. “En la práctica, supone que las empresas financiarán al Estado a un tipo cero y soportarán la mayor carga del esfuerzo para la reducción del déficit”, lamenta.

Menos inversión e impacto laboral

Advierte de que la primera consecuencia será una reducción de los presupuestos de inversión y que tendrá un impacto laboral. El dinero anticipado por las compañías no podrá ser usado para crear nuevo empleo, señala, máxime si se tiene en cuenta que se trata de una medida indefinida hasta alcanza el acuerdo con la UE.

Otro de los impactos que el empresariado ha puesto sobre la mesa son los problemas a solvencia a corto plazo para los negocios que se vean afectadas por la revisión al alza. Y el círculo vicioso llevaría en este caso a una revisión a la baja de la calificación crediticia y a un encarecimiento de la financiación.

Recuperar el esquema de impuestos de 2015

Por otro lado, la patronal también asegura que la decisión lastra la competitividad. Argumenta que los competidores con los que lidian están situadas en otras jurisdicciones que no están afectadas por medidas de este tipo, por lo que disponen de mayor liquidez para acometer inversiones e iniciar proyectos de investigación, además de disponer de líneas de crédito más económicas.

CEOE presiona de este modo al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, liderado por Cristóbal Montoro, para que vuelva al esquema del Impuesto de Sociedades de 2015. Antes de la revisión a la baja de la tasa, que se hizo poco antes de las elecciones de diciembre de ese año, el pago mínimo estaba situado en un 12% para las empresas que facturasen más de 20 millones.