Menú Buscar
Carlos Slim, primer accionista de la constructora española FCC y de la promotora Realia / EFE

Carlos Slim ya ve FCC como una potencial ‘vaca gorda’

Confía en que, tras el ajuste llevado a cabo, el grupo entre en una senda de crecimiento que permita incrementar beneficios y volver a repartir dividendo

31.07.2018 13:13 h.
3 min

Había gran expectación en el ‘Investor day’ que celebraba este martes el grupo de construcción y servicios FCC, ya que era la primera vez en que, cuatro años después de tomar el control, comparecía públicamente su accionista del control, el empresario mexicano Carlos Slim.

Slim rescataba FCC al inyectar gran parte de los 1.700 millones de euros de las ampliaciones de capital realizadas por la empresa para sanearse en los últimos años.

"Ya nos tocan las vacas gordas"

"Hasta ahora no nos tocaron muchas vacas gordas, pero ya están empezando a tocarnos”, apuntaba el magnate en referencia a la conclusión del plan de ajuste que la empresa ha venido aplicando en los últimos años y su vuelta a beneficios.

FCC obtuvo un beneficio neto de 151,7 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone más que duplicar el del año anterior, gracias al plan de ajuste y saneamiento implementado por el grupo en los últimos años y a la mejora en la evolución de sus negocios.

Mantener la austeridad

Durante su intervención, lanzaba Slim el mensaje a los inversores sobre la necesidad de “mantener la austeridad en tiempos de vacas gordas”, una estrategia que “fortalece, capitaliza y acelera el desarrollo de la empresa y evitar los amargos ajustes drásticos en las épocas de crisis”, añadía.

En ese sentido, abogaba el empresario mexicano por contar con “estructuras simples, con mínimos niveles jerárquicos, capaces de tomar decisiones con rapidez. Se trata de operar con las ventajas de la empresa pequeña para llegar a ser grandes”, señalaba Carlos Slim.

También repasaba como vías a seguir por FCC el incremento de la productividad y la reducción de gastos. Y comentaba al respecto que “la empresa nunca debe limitarse a la medida del propietario o del administrador” y debe reducir al máximo la “inversión en activos no productivos”.