Menú Buscar
Turistas británicos en una terraza de Lanzarote / EFE

Los británicos retan al ‘Brexit’ y siguen comprando pisos en España

A pesar de los riesgos de que el Reino Unido entre en recesión, los británicos encabezan el listado del 13% de viviendas adquiridas en 2018 en España por extranjeros

3 min

Quien dijo miedo. Al menos, los británicos, que pueden, no parecen tener temor alguno a las consecuencias que puedan derivarse de un ‘Brexit’ duro, y siguen siendo los extranjeros que más pisos compran en España, a la espera de lo que finalmente suceda.

Aunque el Banco de Inglaterra ya ha alertado de los grandes riesgos que se avecinan de que Gran Bretaña entre en recesión, los británicos están apurando hasta el final para poner freno a sus inversiones inmobiliarias.

Sanidad, clima, entorno y calidad de vida

Y los datos aportados por Eduardo Molet, consultor del sector para entidades financieras españolas y extranjeras, lo corroboran. En España, los extranjeros compran el 13% de las casas y los británicos encabezan el listado.

El fundado de Red Expertos Inmobiliarios y del Instituto de Formación Inmobiliaria (IFEM) señala la sanidad, el clima, el entorno y la calidad de vida como los principales motivos que llevan a los foráneos, concretamente a los ingleses, a invertir en España con la compra de propiedades.

Los rusos, de capacaída

De hecho, según los datos publicados, durante 2018, los británicos continuaron siendo los que más invierten en nuestro país, prevaleciendo a franceses y alemanes. Igualmente, en lo que a extranjeros se refiere, británicos y franceses cercan 13 de las 17 comunidades autónomas, estando muy presentes en Andalucía, la Comunidad Valenciana, o Cataluña. Por su parte, los alemanes se instalan sobre todo en ambos archipiélagos y los chinos, en Madrid.

“Si hace unos años eran los rusos los terceros extranjeros que más viviendas compraban en España, porque valoran positivamente que es un país europeo y un excelente lugar para abrir negocio, además del clima mediterráneo, esta situación se ha ralentizado bastante. Tanto es así que en los últimos cuatro años, han sido más los alemanes, belgas y suecos, los que se han fijado en nuestro país para invertir”, apunta Molet.