Menú Buscar
El presidente de la Cámara de Comercio de España y del consejo de administración de Fira Barcelona, José Luís Bonet (c), en el desayuno Primera Plana / CG

Bonet critica la “debilidad de las entidades representativas del empresariado”

El presidente de la Cámara de España afea que organizaciones como la que preside no hayan ejercido de ‘lobby’ y hayan fallado en defender a los empresarios ante la sociedad

4 min

El presidente de la Cámara de Comercio de España y del consejo de administración de Fira Barcelona, José Luís Bonet, ha hecho este jueves una crítica a la “debilidad de las entidades representativas del empresariado”, incluso a la que encabeza. Ha afeado que hasta la fecha no hayan ejercido su papel de lobby y de “apoyo social” que se les requiere.

“Los empresarios deben apoyar a las entidades representativas para que trasladen a los políticos los intereses de los sectores”, ha manifestado en el encuentro Primera Plana que se ha celebrado en Barcelona. Otra de las cuestiones que se deben abordar es la “defensa de la empresa ante la sociedad”, algo que ha derivado en la “aparición de antisistemas por todos los lados”.

Ganar competitividad

Bonet ha hecho un llamamiento a avanzar hacia la “internacionalización, competitividad, la defensa internacional y ejercer una función consultiva”. Hecho que implicaría, según su punto de vista, abordar cuestiones como no dejar pasar el tren de la industria 4.0, la mejora de la formación --con el impulso definitivo a la FP dual-- y la ejecución de infraestructuras que hace tiempo que se deberían haber acabado, como el Corredor del Mediterráneo. Medidas que suponen un impulso a la competitividad del país.

En este sentido, ha alertado de las consecuencias negativas del proceso independentista catalán. Una inestabilidad que en lo macroeconómico ha implicado que la Cámara de Comercio de España haya revisado en tres ocasiones sus planteamiento para recoger los efectos de la “montaña rusa”. “Primero fuimos prudentes al reflejar un avance del 2,7% del PIB, después lo llevamos al 3% y ahora lo hemos tenido que rebajar al 2,4%”, indica.

Importancia del 21D

El también presidente de Freixenet advierte de que “todo el mundo va a salir tocado” por las consecuencias negativas del procés. Defiende que la aplicación del artículo 155 ha implicado una vuelta a la normalidad institucional, algo que considera que se debe mantener tras las elecciones del 21D.

Unos comicios “transcendentales” en los que la “gente debe reflexionar, hacer autocrítica y pensar en los demás”. “Podemos hacer que las cosas se normalicen, no las estropeemos”. Mantiene una postura optimista con los resultados electorales, ya que espera que aunque los independentistas renovarán su mayoría en el Parlament abandonen la deriva unilateral que ha marcado octubre, un mes con unas consecuencias económicas desastrosas.

Bonet manda otro mensaje positivo en este sentido: “Parece ser que las cosas se han recuperado en el inicio de noviembre”.

Estabilidad y previsibilidad

Reclama estabilidad y previsión económica al Gobierno que salga de las urnas en Cataluña. Un contexto que incluso sería positivo para el retorno de las empresas que decidieron trasladar la sede social para evitar los efectos negativos del procés, sin requerir ningún incentivo y aportación pública. 

Si se insiste en lo contrario, el presidente de la Cámara de Comercio de España prevé una “desbandada”. “Entonces, que el último apague la luz”, sentencia.