Menú Buscar
La Bolsa de Madrid, con el gráfico que muestra el desplome del Ibex-35, similar al de otras bolsas / EP

Las bolsas vuelven a vivir una pesadilla por el coronavirus

El Ibex-35 retrocede otro 2,45% y pierde ya más de 32.000 millones en apenas dos sesiones

4 min

Los principales mercados bursátiles del mundo no despiertan del mal sueño en el que les ha sumido el coronavirus. Los índices ahondaron las cuantiosas pérdidas registradas en la primera sesión de la semana en medio de un clima de incertidumbre que actúa como un letal veneno para la renta variable. En este caso, al Ibex-35 le tocó ser el peor indicador de los grandes mercados de Europa, con un descenso del 2,45%, que eleva ya por encima de 33.000 millones de euros el descenso que ha experimentado su capitalización en apenas dos sesiones.

El inicio de la sesión apuntaba a la calma que sucede a una tempestad; sin embargo, resultó ser un espejismo. A medida que avanzaba la jornada, los inversores repetían el patrón de la jornada precedente, eso sí, con ventas a menor ritmo.

No contribuyeron precisamente a la calma los mensajes que llegaron desde la Organización Mundial de la Salud (OMS), que instaba a la población mundial a prepararse para una posible pandemia. Tampoco el descubrimiento de nuevos casos en Italia (donde la cifra de infectados supera con claridad los 200) e incluso en España. Ni los repetidos anuncios de cancelaciones de actividades, ferias y espectáculos deportivos en Europa y Asia como medida de precaución para evitar un contagio masivo.

Impacto en la banca

En el caso de la Bolsa española, el sector del turismo volvió a ser duramente golpeado, con descensos superiores al 4% para la central de reservas Amadeus y al 3,5% para la cadena hotelera Meliá. Sin embargo, los bancos se situaron prácticamente en el mismo escalón. BBVA, Santander y Bankia retrocedieron algo más de un 3% mientras que Sabadell se situó entre las tres peores del Ibex con una caída próxima del 4,5%.

Incluso valores que el lunes habían soportado de forma notable la tormenta terminaron por sucumbir en la parte final de la sesión a una nueva oleada vendedora. Fueron los casos de Telefónica, que perdió cerca de un 3%, y de Iberdrola, que en vísperas de la presentación de sus resultados anuales, retrocedió un 2,5%.

Inasequibles al desaliento, Masmóvil y Cellnex, que se permitían el lujo de acabar la sesión en positivo, junto con Mediaset, que celebró a su particular manera que, al contrario de lo que sucedió ayer, las ventas no se cebaron tanto con la Bolsa de Milán.

Wall Street, a la baja

La plaza italiana fue la que mejor libró un nuevo día negro para los mercados, con pérdidas ligeramente superiores al 1%. París y Frankfort se dejaron otro 2% y Londres se anotó pérdidas por encima del punto y medio porcentual.

En general, los retrocesos se incrementaron tras la apertura de Wall Street, donde los números rojos también se imponían aunque, eso sí, de forma notablemente más moderada. Tanto el Dow Jones como el Standard & Poor’s 500 y el tecnológico Nasdaq mostraban descensos en el entorno del 1%.

Un comportamiento similar mostraba el petróleo, uno de los más golpeados en la jornada del lunes, e incluso los precios del gas natural eran capaces de remontar y mostrar ligeros avances.