Menú Buscar
Una tableta representa la digitalización en los sectores inmobiliario y financiero / CG

Bancos e inmobiliarias, líderes de la carrera de la digitalización

La crisis ralentizó la transformación, pero la llegada de las 'fintech' en un caso y de las plataformas colaborativas en el otro han obligado a dar un acelerón

07.08.2017 23:00 h.
4 min

Los bancos y las inmobiliarias han estado históricamente alejados de la tecnología. Se trata de dos sectores muy tradicionales que hasta hace poco han estado anclados en sistemas del pasado. Sin embargo, la salida de la crisis y la necesidad de adaptarse a las innovaciones han motivado un sprint hacia la digitalización que los ha transformado en los líderes de ese proceso.

La carrera entre ambos la está ganando la banca, aunque los cambios son visibles en los dos sectores. Fueron dos de los más afectados por la crisis económica, que ralentizó el proceso. Aun así, la banca ya había empezado su camino hacia la digitalización antes de los años de más dificultades, por lo que sólo supuso un parón. El sector inmobiliario, comenzó de cero con la llegada de la recuperación.

El coste de la tecnología

Si algo ha ayudado a que se despierten los sectores en materia tecnológica, es la facilidad de obtenerla. “Es asequible, porque el coste ha bajado muchísimo, y asumible, porque es fácil de encontrar”, indica Ivan Vaqué, socio y director general de la inmobiliaria Forcadell. Muchas veces, ironiza, los “clientes y los trabajadores  tienen a mano incluso más tecnología que las empresas”.

Las inmobiliarias grandes, como ésta, son las que antes se han dado cuenta de que se quedarán fuera del mercado si no avanzan en tecnología. Las pequeñas, según Vaqué, no todas han tenido capacidad de reacción. Asegura que el cambio de mentalidad todavía no se ha consolidado en el sector, uno de los factores que puede dificultar la transición completa.

inmobiliarias digitalizacion

Dos personas hablan tras una maqueta de pisos / EFE

Desde la Asociación Española de Banca (AEB), su portavoz José Luis Martínez Campuzano considera que “es un proceso imprescindible, en el que prima la posibilidad de ofrecer un mejor servicio al cliente, indistintamente de su coste”. Los principales aspectos de esta evolución han sido la formación de los empleados y la inversión en tecnología.

Los pioneros

Tanto en el sector inmobiliario como en el financiero hubo modelos pioneros en la transformación digital. “Uno de los grandes cambios llegó antes de la crisis, con la irrupción de portales como Idealista y Fotocasa”, afirma Vaqué. Pero fueron plataformas como Airbnb y Housers que pusieron de manifiesto la necesidad de las inmobiliarias tradicionales de hacer un cambio.

En el caso de la banca, fueron las fintech, compañías tecnológicas que ofrecen servicios financieros fuera de las entidades tradicionales, que actuaron de “acicate inicial para el avance tecnológico”, opina Martínez Campuzano. “En otros sectores no existe tanta competencia como en el financiero; ahora, son los bancos los que lideran el proceso”, concluye.

Más rápido que el cliente

Sin embargo, los usuarios no siempre demandan lo último en tecnología. Según la AEB, al contrario: “Sólo el 13% de los clientes bancarios son totalmente digitales, por lo que más del 85% usan las oficinas físicas con regularidad”. Son varias las entidades que han emprendido un cambio de concepto para las sucursales tradicionales.

En el caso de las inmobiliarias, la transición tecnológica consiste, principalmente, en renovar el equipamiento —“nuestros consultores trabajan con smartphones y tabletas”, indican desde Forcadell— y en dejar atrás el papel. Ambos sectores dan pasos hacia la digitalización completa. 

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información