Menú Buscar
Oficina del Banco Santander / EUROPA PRESS

Banco Santander cierra su reestructuración tras la fusión con el Popular

La financiera de Ana Botín clausura las últimas de las más de 1.100 oficinas clausuradas en el marco del ERE por la compra de la entidad madrileña

3 min

La reestructuración de la red de oficinas del Banco Santander llega a su fin con el cierre de 211 sucursales. La entidad financiera ha clausurado 1.128 puntos físicos de atención al cliente desde julio, como consecuencia de su fusión con el Banco Popular y dentro del marco del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que dicha compra conllevó. 

En la que será la última serie de cierres, Santander clausurará durante el viernes 40 oficinas en Andalucía; 28 en Madrid; 25 en Cataluña; 20 en la Comunidad Valenciana; 18 en Castilla y León; 16 en País Vasco; 13 en Galicia; 10 en Canarias y las mismas en Castilla-La Mancha; seis en Baleares; cinco en Extremadura; tres en Murcia y dos en Asturias, Cantabria y Melilla. A todas ellas, se sumarán 11 cierres de sucursales en la zona de Aragón, Navarra y La Rioja.

Cerca del máximo acordado

La entidad y los sindicatos firmaron en junio las condiciones del ERE, entre las que se contemplaba el cierre de 1.150 oficinas como máximo, la extinción de 3.223 puestos de trabajo y prejubilaciones desde los 55 años con entre el 75% y el 80% del sueldo, en función de la edad. La estrategia de reducción de sucursales y plantilla se respaldaba en la necesidad de mejorar la eficiencia del Grupo Santander debido a la duplicidad derivada de la integración de Banco Popular.

Desde la financiera han asegurado en varias ocasiones que ningún municipio se quedará sin servicios bancarios pese a la reestructuración de la red, ya que la mayoría de cierres tiene lugar en ciudades, al tiempo que se está reforzando la red de agentes y colaboradores. De hecho, el Santander asegura que cada oficina clausurada tiene otra sucursal del grupo a una distancia media de unos 230 metros.

Tras la integración tecnológica

El plan de cierres del Grupo Santander se inició después de culminar el proceso de integración tecnológica de las sucursales del Popular, el pasado mes de julio. Por comunidades autónomas --incluyendo los cierres que se producirán en los próximos días-- la red de oficinas ha perdido 179 sucursales en Andalucía; 154 en Cataluña; 134 en Madrid; 130 en Galicia; 105 en Castilla y León; 95 en la Comunidad Valenciana; 67 en Aragón, Navarra y La Rioja; 56 en Castilla-La Mancha; 45 en Baleares; 38 en Euskadi; 35 en Extremadura; 26 en Canarias, al igual que en Asturias; 23 en la Región de Murcia; 13 en Cantabria y dos en Melilla.

Además, la entidad bajó la persiana entre mayo y junio a 116 oficinas ubicadas en territorios piloto o con negocio limitado.