Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jaime Guardiola (d), consejero delegado de Banco Sabadell, y Tomás Varela (i), director financiero de la entidad / CG

Banco Sabadell fía su futuro a la innovación tecnológica

El consejero delegado de la entidad indica que el proceso de digitalización soportará las mejoras de las eficiencias y se deja querer sobre una posible adquisición de Banco Popular

4 min

Banco Sabadell abraza la ambiciosa estrategia tecnológica que ha impulsado para superar los retos del sector. Ha cerrado el tercer trimestre con una mejora del 12% de los beneficios, 646,9 millones que saben a poco para los analistas y le han propiciado una penalización en bolsa tras la publicación. Con todo, la cifra positiva se diferencia del resto de entidades financieras en España y se prevé reforzar con la digitalización. Y es que el 86% de las transacciones de sus clientes se realizan por canales remotos y el 19% de las ventas se ejecutan a través de plataformas digitales.

Los usuarios activos de móviles han crecido el 145%,, hasta los 1,59 millones, si se compara con el mismo periodo del año anterior; y los de web el 15% hasta los 1,7 millones.

Reducción de 180 empleos

El consejero delegado, Jaime Guardiola, defiende que implicará un empuje de la actividad comercial que reducirá los gastos del banco, la alternativa a un entorno en el que se perpetúan los tipos bajos. El “movimiento de transformación, con las nuevas herramientas tecnológicas, digitales y comerciales” será el sustituto de presuntos planes de reestructuración, aunque seguirán presentes.

El banquero indica que se cerrarán 90 oficinas y se amortizarán 180 empleos “de las áreas core” --plantilla de la red comercial y de las oficinas centrales-- antes de que termine el ejercicio en curso. La dinámica continuará en el futuro. Según Guardiola, es una inercia que no se debe abandonar para consolidar la sostenibilidad de la entidad.

Capitalización sobrada

Banco Sabadell no está precisamente en problemas. La rentabilidad sobre los recursos propios (ROE) se sitúa en el 6,5%; el ratio de morosidad baja hasta el 6,6% (se han reducido 634 millones en activos problemáticos); el crédito al consumo el 67,5% hasta los 779.192 millones; los préstamos hipotecarios el 30,2% (2.231, el 58,6% a tipo fijo); los recursos fuera de balance crecen el 11,2% hasta los 39.700 millones de euros; y el margen de intereses, el verdadero negocio financiero, el 19% (el 5,9% si no se tiene en cuenta la adquisición de la entidad británica TSB en octubre de 2015).

La fotografía fija final de la entidad muestra una capitalización en el escenario base (denominado Tier-1) del 12%. El propio Guardiola indica que es una barbaridad si se tiene en cuenta de donde se viene, aunque da tranquilidad “a todos, a los reguladores y a los mercados”.

Banco Popular

También facilita que el próximo 30 de diciembre se abone un dividendo en efectivo de 0,2 euros brutos por acción a cuenta de los resultados del ejercicio en curso. El consejo de administración ha acordado el pago en cash que no se daba en la entidad catalana desde abril de 2014.

¿Implicará que Banco Sabadell adquiera alguna otra entidad? El sector le atribuye a Banco Popular como compañero de baile y antes de que el grupo liderado por Ángel Ron reconociera sus problemas de solvencia, las altas instancias habían mantenido alguna conversación con este fin. Pero Guardiola se ha negado en rotundo a hablar de ello en la presentación de los resultados semestrales. “No ha habido ninguna conversación con Banco Popular”, ha manifestado en todas las preguntas que se le han hecho en este sentido.

El consejero delegado asegura que ante el ajuste de la rentabilidad, imperará la lógica industrial en el sector. “Ganar escala y reducir costes es el mecanismos; habrá un nuevo proceso de concentración en España, pero no lo veo a corto plazo”, ha sentenciado.