Menú Buscar
Una colonia de la bacteria E. Coli, que se combate en los hospitales, en un plato de laboratorio / EFE

El antibiótico que se agotó vuelve a los hospitales antes de lo esperado

Los médicos vuelven a usar con normalidad el piperacilina tazobacatam, uno de los fármacos más usados en los centros sanitarios, sin conocer los motivos del desabastecimiento

24.09.2017 00:00 h.
4 min

Tres meses después, piperacilina tazobacatam vuelve a estar disponible en los hospitales. Se trata de uno de los antibióticos de mayor espectro hospitalario y se agotó a mediados de junio. Desde entonces, los médicos tenían que buscar alternativas al fármaco, que se suele dispensar a los pacientes con infecciones antes de ser diagnosticadas.

Antes del verano, las direcciones de los hospitales comunicaron a sus médicos que sólo podrían usar el medicamento en casos “estrictamente necesarios”, ya que las provisiones se estaban acabando. La semana pasada, el suministro de piperacilina tazobacatam volvió a la normalidad. El motivo de la falta de provisiones continúa sin conocerse, según fuentes hospitalarias.   

El genérico 

El desabastecimiento tuvo alcance mundial. Simplemente, no se fabricaba. “Nosotros compramos el genérico; no sabemos si hubo un problema en las fábricas, falta de materia prima, o qué pasó”, explica el doctor Alex Soriano, jefe del servicio de enfermedades infecciosas del Hospital Clínic de Barcelona.

Asegura que no es una situación nueva, sino que ocurre de vez en cuando con medicamentos que no tienen a una farmacéutica fuerte detrás. Las razones nunca llegan a conocerse. La buena noticia es que ha vuelto a los hospitales antes de lo esperado. El doctor Soriano afirma que se preveía que volviera a estar disponible a finales de año.

Adaptarse

Ante estas situaciones, los facultativos sólo pueden adaptarse. El antibiótico piperacilina tazobacatam no se comercializa, aunque en los hospitales es de un uso muy común. Antes de diagnosticar una infección suele proporcionarse al paciente, ya que actúa sobre bacterias diversas, es de amplio espectro. Más adelante, una vez identificado el microbio se usa otro medicamento más específico.

No existe una alternativa concreta a este fármaco, pero sí otras fórmulas para sustituirlo. “Se pueden mezclar dos fármacos o mediante otras fórmulas”, explica Soriano. Los equipos de enfermedades infecciosas se ocupa de asesorar a los demás médicos en estos casos. El peligro que existe es alimentar los casos de resistencia antibiótica.

Los desabastecimientos

Los desabastecimientos se producen por distintos motivos, normalmente económicos. En algunos casos, cuando es a escala española, suele responder a exportaciones paralelas. La producción española es mucho más barata que en Europa, hasta el punto de que aun y teniendo que costear el cambio de embalaje, de idioma, más el transporte, sale rentable comprar en España para venderlo en Alemania u Holanda.

Cuando es a escala internacional, suele responder a que han caducado los derechos de propiedad, se fabrica como genérico, con precios mucho más bajos, menos margen empesarial y pierde interés para los laboratorios, aunque su eficacia siga siendo alta.