Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jordi Gallardo, ministro de Economía de Andorra, junto con Sandra Andújar, vicepresidenta de Élite Excellence-Principat d’Andorra, en el Círculo Ecuestre / CG

Andorra ultima la ley de “economía digital” para regular a los 'youtubers'

Jordi Gallardo, ministro de Economía del principado, señala que el objetivo es ofrecer “seguridad jurídica” para los nuevos inversores

6 min

Un pequeño estado en plena transformación y con fenómenos “espontáneos” que intenta asimilar, como la llegada de youtubers y profesionales de las redes sociales que llegan atraídos por la baja fiscalidad de Andorra, con un techo del 10% para el IRPF. El ministro de Economía del Principado, Jordi Gallardo, ha señalado que su Gobierno ya tramita una ley de “economía digital”, que podría estar lista en julio, para dar seguridad a todas esas inversiones y “residencias virtuales”, con el objeto también de albergar las finanzas digitales, las llamadas fintech. 

Gallardo, en una conferencia en el Círculo Ecuestre, ha señalado que el país pirenaico debe adaptarse a una economía más diversificada y propiciar inversiones, en un momento en el que el gobierno andorrano negocia un acuerdo de asociación con la Unión Europea. A pesar de contar con el apoyo del Gobierno español, como ha señalado el presidente Pedro Sánchez, esas negociaciones resultan duras. El liberal ha admitido que Andorra deberá ceder en diversas cuestiones, aunque intentará mantener a salvo su sistema fiscal, que permite, precisamente, la llegada de nuevos profesionales especializados en las redes sociales y del mundo de las finanzas, que pueden trabajar desde cualquier punto del mundo. Y es que, a pesar de diversas preguntas de los asistentes sobre cómo se regulará todo ese mundo tecnológico, Gallardo no ha querido concretar porque "se está trabajando, y sigue en trámite, con el propósito de que la ley se apruebe en julio".

Sin embargo; lo que mueve al gobierno andorrano es la necesidad de adaptarse a un fenómeo, que, según Gallardo, ha sido “espontáneo”. Por ello, señala, “se debe alinear nuevos conceptos, dar cobertura y crear un marco legal, ya que ese alineamiento público-privado y la transformación digital es la base sobre la que el país tiene un nicho para ser competitivo”.

Agarrados al modelo fiscal

Una de las peticiones de la Unión Europea guarda relación con los dos monopolios estatales de Andorra, el de las telecomunicaciones y el de la energía. Para Gallardo, “es cierto que liberalizarlo ofrecería beneficios para los usuarios pero no necesariamente más calidad”. Según el ministro de Economía andorrano, la capacidad del operador tecnológico le ha llevado a ser considerado como el “tercer mejor” de Europa. Además, los ingresos logrados con esos dos monopolios "son importantes para las arcas del estado", ha explicado ante el empresariado catalán.

Andorra, cuyo PIB cayó en 2020, por la pandemia del Covid, el 12%, espera remontar este año con un crecimiento del 5,6%. El gobierno del país ha puesto en marcha distintos planes, como una inversión para el proceso de digitalización del país de 15 millones de euros. También está en trámite la ley de “Economía Circular”, con la que se desea impulsar la transición energética. Todo está en relación a la “diversificación de la economía y atracción de inversiones”, para situar el Principado en un nuevo registro, que le permita mantener su atractivo, sin ser visto ya como un paraíso fiscal. Sin embargo, la baja fiscalidad es el mástil al que se agarra todo el gobierno, principalmente dentro de esa negociación con la Unión Europea.

Conexión con Madrid y París

El Gobierno andorrano ha puesto en marcha otras iniciativas. Una de ellas la llamada “Zona franca”, centrada en el área comercial, la que ya existe, con bajos impuestos que atraen a los turistas; pero también con la apertura de dos segmentos más: la custodia de objetos de valor y la industria de la transformación, para buscar, por tanto, la inversión extranjera. Esa “Zona Franca” se uniría a un “Distrito tecnológico” con el que se quiere incidir en la nueva economía que marcan las tecnologías de la información.

Pero en el campo de las infraestructuras, Andorra quiere jugar fuerte con la conexión con Madrid y París, a partir de vuelos regulares desde el aeropuerto de la Seu d’Urgell. Esa conexión podría ser una realidad, según Gallardo, a partir de la “reciente certificación del nuevo sistema de aproximación GPS del aeropuerto, con lo que Andorra estará mejor conectada con algunas de las capitales más importantes de Europa”. La otra pata es la creación de un helipuerto nacional, para conectar directamente con Barcelona.