Menú Buscar
Los tranvías de Barcelona los construyó Alstom y la multinacional se encarga de su mantenimiento, por lo que el servicio se ve afectado por la huelga / EFE

Alstom España lleva al límite el diálogo laboral

Los sindicatos se levantan de la mesa de negociación del convenio de mantenimiento y advierten de nuevas huelgas contra las ‘argucias’ que, aseguran, realiza la dirección

4 min

Alstom España ha abierto el enésimo conflicto laboral en el grupo por la falta de acuerdo por el convenio colectivo del personal de mantenimiento. Los sindicatos dan por rota la mesa de negociación que se abrió el pasado abril tras denunciar “argucias” de los representantes de la cúpula de la filial, encabezada por Antonio Moreno.

Indican que les intentan colar cláusulas para fomentar la recuperación de las horas en las que los trabajadores estén de baja. Un nuevo escollo en un debate que ha sido tenso, especialmente este octubre. Las partes se enfrentaron por los recortes salariales que se intentaron aplicar y el choque derivó en la huelga del personal de la semana pasada.

Nuevos paros en diciembre

De hecho, los trabajadores han empezado a organizarse para convocar nuevos paros en el servicio de mantenimiento durante el puente de diciembre. Hecho que afectaría de nuevo a la red ferroviaria española, tanto a la de alta velocidad como a la de cercanías.

También tendría incidencia en los Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC) y el tranvía y metro de Barcelona, ya que Alstom se encarga de parte de las tareas de puesta a punto y reparación de convoyes.

Acuerdos en los centros de trabajo

Los portavoces de la dirección de la multinacional francesa aseguran que se mantiene la “voluntad inequívoca de avanzar” en la negociación y lamentan que la parte social se levantara de la mesa de “forma unilateral”. Por ello, han decidido “intensificar el diálogo y explicar a los empleados los contenidos de la propuesta de convenio”.

Manifiestan que intentarán retomar las negociaciones con los comités de empresa de cada centro de trabajo “tal y como se acordó con la representación social el pasado marzo”. Un extremo que los sindicatos del grupo ferroviario niegan. Advierten de que si la dirección emprende este camino subirá la tensión del conflicto laboral.

Conflictividad previa a la fusión

Un escenario poco propicio para los intereses generales de la filial española en el preludio del proceso de fusión global entre Alstom y Siemens, una operación que se espera que concluya en 2019.

Los portavoces de la empresa señalan que hasta el cierre del proceso ambas compañías “operan sus negocios de forma independiente” y que mantendrán el trabajo “intenso con la representación social y los empleados en todos los centros”. Pero la plantilla muestra su inquietud por el corolario de choques que ha tenido con la dirección del grupo en todos los procesos de negociación que se han abierto en los últimos años. No se ha conseguido cerrar un acuerdo laboral en Alstom España sin conflictividad, algo inaudito en otras multinacionales del sector.