Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Parking del aeropuerto de Bilbao, uno de los incluidos en la licitación de Aena ganada por EAS / EP

Aena adjudica a EAS los parkings de 34 aeropuertos por 77,5 millones

La alianza, compuesta por tres empresas, se lleva los dos lotes de la concesión, por un periodo de tres años prorrogables a dos más

2 min

Aena, el gestor de la red de aeropuertos públicos, ha adjudicado la gestión de los aparcamientos de 34 de sus infraestructuras a EAS, la alianza formada por las empresas Estacionamientos y Servicios (Eysa), Ace Parking y Setex Aparqui. El contrato está valorado en 77,5 millones de euros.

EAS presentó la mejor oferta por cada uno de los dos lotes licitados por Aena, que incluyen los parkings de los principales aeropuertos, entre ellos el Adolfo Suárez Madrid-Barajas, Josep Tarradellas Barcelona-El Prat, así como los de los archipiélagos balear y canario, Alicante y Bilbao.

Avances tecnológicos

El objetivo de Aena es prestar el servicio de gestión de aparcamiento con las máximas condiciones de calidad y seguridad, apostando por la incorporación de innovaciones tecnológicas que contribuyan a mejorar la experiencia del cliente, creando aparcamientos inteligentes 'contactless' y 'ticketless'.

Este expediente recoge tareas y aspectos nuevos en la gestión de los estacionamientos, como servicio de gestión de la recarga eléctrica y un soporte tecnológico 24 horas.

Ausencia de las grandes

El proceso se ha caracterizado por la ausencia de los grandes grupos del sector, que decidieron no presentar una oferta ante las condiciones reflejadas en los pliegos de Aena, que resultaban menos atractivas que antaño como consecuencia del impacto de la crisis del coronavirus en la compañía.

Recientemente, Aena también sufrió un duro varapalo después de que el Congreso de los Diputados aprobara la modificación de una normativa que obliga a la compañía a adaptar los contratos de alquiler a los volúmenes de afluencia en los aeropuertos con carácter retroactivo hasta que se recuperen las cifras anteriores a la pandemia, lo que supondrá un impacto negativo de 1.500 millones de euros en los próximos ejercicios.