Juan Carlos Emérito y el abuelo olvidado en la gasolinera

Gran bronca por el veto de la Casa Real al exmonarca en los fastos de las cuatro décadas de democracia. A Marta Ferrusola le sale la renta a devolver

10 min
29.06.2017 09:23 h.

La vida de Juan Carlos I está atestada de singulares experiencias, pero ninguna tan rara como la de asistir de cuerpo viviente a su propio funeral. A pesar de tal privilegio, el exmonarca no está lleno de orgullo y satisfacción, sino de tristeza e indignación. Y es que se lo ha tomado como una afrenta, como si se avergonzaran de él, como si ya sólo fuera un trasto, una porcelana barata, prescindible más que emérito.

La historia es que las Cortes celebraban el cuadragésimo aniversario de las elecciones de 1977. Fiesta grande en el Congreso con los supervivientes de todo aquello. Allí estaba el hijo de Suárez, las nietas de Carrillo, Martín Villa, hecho un chaval, Landelino Lavilla, Felipe González, Aznar, Guerra y demás pandi. Todo el mundo del emérito para abajo menos el emérito. A don Juan Carlos le ha pasado lo que al abuelo que se olvidaron en la gasolinera. No hay excusa posible.

Unánime clamor en la prensa madrileña contra el grave patinazo de la Casa Real. En El País, Rubén Amón arranca su texto en tono paradójico: "La ausencia del rey Juan Carlos en la ceremonia parlamentaria del 28J ha sorprendido al propio rey Juan Carlos. Fuentes del entorno del Rey emérito han asegurado a El País que este tenía pensado asistir a la conmemoración del 40 aniversario de la constitución de las Cortes y se había reservado incluso la fecha en su agenda de actividades".

Sigue: "Le disuadieron de hacerlo los motivos protocolarios expuestos por la Casa Real, que presentaban como una anomalía la coincidencia de un rey en ejercicio y de otro emérito en un acto de semejante valor institucional. Según la explicación de la Casa del Rey a El País, cuando el Monarca se dirige al Pleno no cabe la presencia del rey anterior, y recuerdan que fue Juan Carlos I quien impuso este criterio desde la proclamación de su hijo".

¿Pero que boludeces alegan? Que no puede haber dos reyes en la misma timba cuando las barajas llevan cuatro. Eso no se aguanta por ningún lado.

Raúl del Pozo se puso en contacto de algún modo con don Juan Carlos, que no podía disimular su malestar. Así arranca su artículo en El Mundo: "Le he enviado al Rey Emérito la siguiente pregunta: '¿No cree Su Majestad que no invitarle a la conmemoración de la Democracia es como no invitar a Napoleón a la conmemoración de la batalla de Austerlitz?' Respuesta lacónica: 'Sí, desde luego'".

Del Pozo resume en un párrafo el papel del ausente durante los viejos buenos tiempos: "Fue el vértice del consenso entre las dos Españas para restaurar las libertades y las elecciones libres. Ni tuvo corte ni camarilla ni se rodeó de caqui o de sotanas ni hizo trampas en el tiro de pichón como su abuelito ni pisoteó la Constitución como algunos de sus antepasados y antepasadas, que gachoneaban con los ojos, ni fue uno de aquellos monarcas antidemócratas que hicieron decir a los escritores de la Corte de los Milagros: 'Si quieres rey, no pidas libertad'. Éste fue el Monarca de la libertad y abdicó por hablarle a una rubia y matar un elefante".

En el monárquico ABC David Gistau le augura un mal pasar a su exmajestad: "Hecho inaudito fue que esta celebración onanista y algo desesperada del régimen prescindiera de su máximo creador vivo, el Rey Juan Carlos. Se diría que Felipe VI, así como su esposa, cada vez más desdeñosa y fruncida, no querían recibir en herencia el legado, sino quedárselo, asociarse ellos al hito fundacional. Fue un auténtico golpe bajo lleno de ingratitud, más allá de las incompatibilidades protocolarias. Pareció que el Rey Juan Carlos molesta vivo, que no saben dónde colocarlo cuando no hay toros. Además, como los Reyes actuales están precintados en frialdad y colocan a su alrededor cada vez más distancias y compartimentos estancos, se añora el carisma del anterior, el borboneo, la personalidad, todo aquello por cuya carencia la Monarquía actual parece compuesta por funcionarios con horario de trabajo y cautelosos hasta la falta de compromiso en la cancha. ¡Que vuelva el Emérito! O que al menos hubiera estado ayer recibiendo, en el desenlace de su tiempo, el homenaje que acapararon sus descendientes que aún tienen los actos de servicio por delante. Luego habrá fútbol o la inauguración de una fábrica de yogures o algo así y le pasarán a él el marrón".

portada abcEl diario decano de la capital tiene enfilado al ministro Montoro y agita el material de la consultora fundada por el recaudador de impuestos. Escribe Javier Chicote: "El contrato de las Cámaras de Comercio por el que se querelló la Fiscalía Anticorrupción, que pretendía influir en un cambio legislativo -y lo logró- no es una excepción en la actividad del despacho que fundó Cristóbal Montoro. De hecho, varias empresas multinacionales han recurrido a Equipo Económico para encargar informes con los que intentan impulsar cambios regulatorios".

Sigue: "El grupo constructor y de servicios Ferrovial encargó a Equipo Económico dos informes en los años 2012 y 2013 para tratar de cambiar el modelo de contratación pública y adelantar los pagos a proveedores de los ayuntamientos españoles. El coste ascendió a 270.000 euros más IVA".

Hablando de grandes sumas de dinero, a Marta Ferrusola le sale la renta a devolver. No es broma, es una información de Beatriz Parera en El Confidencial: "A Marta Ferrusola le sale la declaración de la renta a devolver. Según una providencia a la que ha tenido acceso El Confidencial, la Agencia Tributaria ha procedido a retener de forma cautelar la cantidad que debería ingresar este año por el impuesto correspondiente a 2016 dado que la mujer del expresidente de Cataluña Jordi Pujol se encuentra imputada, junto al resto de su familia, en el caso en el que se investigan irregularidades en el patrimonio del clan".

Continúa: "La providencia no ofrece el detalle de la cantidad que el fisco debe abonar a Ferrusola. No obstante, en años anteriores la cifra superó los 2.000 euros. En su declaración tributaria del ejercicio 2013, entregada por su defensa ante el Juzgado de Barcelona que entonces se ocupaba de esta parte de la investigación judicial, la devolución ascendió, en concreto, a 2.137 euros. La esposa del expresidente reflejó entonces pagos en tributos por un patrimonio declarado de casi 700.000 euros, repartido en inmuebles, acciones y cuentas bancarias. Incluyó también un ingreso anual de 20.185 euros por su pensión. En el ejercicio de 2013, sus ganancias resultaban inferiores a las pérdidas resultantes de pagos de intereses bancarios".

¿Qué? Y esto a un día de que Hacienda se meta en las cuentas de los españolitos ladrones para cobrarse lo suyo de la declaración.

El soberanismo está escandalizado con las citaciones de la Guardia Civil a unos cuantos funcionarios para tomarles declaración sobre los preparativos del referéndum en el apartado del registro de catalanes en el exterior. Se trata del procedimiento abierto en el juzgado de instrucción número 13 de Barcelona sobre las declaraciones de Santi Vidal cuando dijo en un acto de la ANC que estábamos todos controlados. El relato acentúa el tricornio, el perfil cuartelario de la Benemérita. Para la prensa afecta al proceso, vuelven los tiempos del crimen de Cuenca. Y Junqueras, de rositas.

29 de junio, santoral: Pedro, Pablo, Casio, Emma, Marcelo y Siro.

¿Quiere hacer un comentario?