Independentismo mágico y el PP acata la inmersión

Artículo de tres juristas en 'El País': "Es posible que quien atraca a un banco haya decidido desconectar de algunos artículos del Código Penal, pero ello no impide que éstos produzcan sus efectos"

11 min
21.03.2017 09:30 h.

El independentismo tiene un acusado componente de realismo mágico mediante el cual no sólo es posible que llueva ocho años seguidos en Macondo sino alcanzar la república catalana por el peculiar procedimiento de desearla mucho y cerrar los ojos. Es como si el alcalde de "Amanece que no es poco" decretara un "flashforward" en vez de un "flashback" y de repente, zas, la independencia.

También lleva implícitas el soberanismo altas dosis de manual de autoayuda. Nada es imposible, imposible sólo es una opinión (préstamo riverista), querer es poder, si lo deseas, lo tienes y el año que viene ataremos los perros con longanizas. Pudiera parecer que todo es una inmensa coña, pero lamentablemente los promotores del proceso se creen lo que dicen, van en serio y tienen prisa. No está nada claro cómo se producirá el "momentum", pero qué demonios, lo importante es el viaje y tal.

Mientras tanto, Marta Pascal, la coordinadora del PDeCAT, perora sobre la necesidad del nuevo Estado de dotarse de un Ejército propio. El contraste entre el aspecto angelical de Pascal y un discurso sobre cazabombarderos no es parte de ningún gag. Además, ya mandó las tropas Carme Chacón y ahora Doña Dolores de Cospedal, si bien ambas disponen de un punto más adusto y severo que la dirigente de lo que queda de Convergència.

elpais.200El caso es que se han reunido tres catedráticos para sumergirse en las profundidades del proceso, allá donde el Kraken, a fin y efecto de comprender el pensamiento líquido de los cefalópodos, que a pesar de su gran cabeza listos no son. Víctor Ferreres Comella, catedrático acreditado de Derecho Constitucional en la Universitat Pompeu Fabra; Enric Fossas Espadaler, catedrático de Derecho Constitucional en la Universitat Autònoma de Barcelona, y Alejandro Saiz Arnaiz, catedrático Jean Monnet de Derecho Constitucional en la Universitat Pompeu Fabra son los intrépidos hombres rana que se han tomado la molestia de diseccionar el proceso por la vía del Derecho. Impagable esfuerzo el de estos valientes hombres rana no exento de ironía y cuyo resultado es un artículo muy notable en El País, nada que ver con la pedrada de Puigjunqueras en la edición de ayer del mismo rotativo. Escriben Ferreres, Fossas y Saiz Arnaiz: "¿Cómo se pasa del marco constitucional existente al nuevo marco legal catalán? Muy sencillo: el Parlamento catalán se reúne y aprueba una ley por la que se declara que Cataluña se desconecta de la Constitución española. El Tribunal Constitucional pierde competencia para invalidar la ley, pues la desconexión ya se ha producido por obra de esa misma ley. Si el Tribunal invalidara la ley, la sentencia sería en todo caso irrelevante. Así de fácil. Es asombroso que en toda la larga historia del secesionismo, en las diversas partes del planeta, a nadie se le haya ocurrido antes una solución tan ingeniosa, que seguramente pasará a la historia de la cultura jurídica occidental como la más notable aportación de los juristas catalanes del siglo XXI".

Y dicen más: "Es de sentido común pensar que los destinatarios de un sistema jurídico válido no tienen la facultad de optar por desvincularse del mismo, aunque sea por partes. Es posible que quien atraca a un banco haya decidido desconectar de algunos artículos del Código Penal, pero ello no impide que éstos produzcan sus efectos. Que los juristas del soberanismo hayan llegado a justificar la estrategia de la desconexión unilateral muestra hasta qué punto se ha degradado en Cataluña el respeto a las reglas más básicas de un orden jurídico democrático. Los ingleses dicen que cuando en un reloj suenan trece campanadas, ya no podemos confiar en la exactitud horaria de las anteriores. La adivinanza pregunta: “¿Qué hora es cuando un reloj da las trece?”. Y responde: “Es hora de cambiar de reloj”. A nuestro juicio, en el momento en que los juristas del procés han pasado a defender las leyes de desconexión, el soberanismo ha dado las trece campanadas. El tiempo dirá qué pasará con el reloj".

Pues ahí es donde entra el concepto de "hora catalana" y ese pedazo de Gran Cruz de Isabel la Católica que es don Carles Viver Pi-Sunyer, jurisconsulto mayor de la república y renovador del género de Francesc Pujols, el del todo pagado para los catalanes.

A pesar de todo, Rajoy anuncia grandes inversiones para Cataluña. Y no sólo en el corredor mediterráneo, se ufana La Razón. El punto es que el Gobierno quiere que la población vea lo mucho que se preocupa por el día a día mientras la contraparte es un disco rayado sobre el sexo de los ángeles del proceso.

Hoy comienza el trámite de los últimos presupuestos autonómicos con folre, manilles y una morcilla referendaria que no se la traga ni el mismo Consell de Garanties Estatutàries. Los parlamentarios se aprestan al trabajo con incansable determinación e inenarrable empecinamiento. Son los estajanovistas del hemiciclo. Están bien pagados por eso. En El Mundo firma Raúl Piña un informe sobre el particular: "Según el análisis de las cifras correspondientes al último ejercicio completo, el de 2016, la Cámara que más gasta en subvenciones a los grupos políticos es la de Cataluña. Y lo es por mucha diferencia. El Parlamento catalán dedicó el año pasado 15,8 millones de euros a subvenciones a los grupos de la Cámara. Es una cantidad muy superior no sólo a la que reservan otros parlamentos autonómicos en sus presupuestos, sino a la que aparece en las Cortes. Atendiendo al tamaño de cada Cámara, el Parlamento catalán gasta más de 117.000 euros por cada diputado. Una cifra más de cuatro veces superior a la del Congreso (26.600 euros por diputado) y a la del Senado (25.600 euros por cada parlamentario)".

Tampoco está escrito que construir una nación sea cosa barata. Incluso destruirla tiene sus complejidades. Este fin de semana, por ejemplo, se celebrará el congreso del Partit Popular de Catalunya (PPC) y José Alejandro Vara aborda la previa en Voz Populi con un apunte sobre los pelos de la gatera: "La defensa de la enseñanza en castellano, uno de los asuntos que fueron eje de la batalla ideológica del PP durante años, prácticamente desaparece del mapa, a tenor de las ponencias presentadas estos últimos días por parte de la dirección regional. En el documento sobre la Acción Política, coordinado por José Luis Ayllón, secretario de Estado de Relaciones con las Cortes y uno de los colaboradores más estrechos de Soraya Sáenz de Santamaría, impulsora de la 'operación diálogo', apenas hay rastro sobre este asunto. En el punto 4 de la Introducción, se menciona que Cataluña "es el conjunto de las personas que la integran", ya sea que "se expresen en catalán o en castellano". Ninguna referencia más en este texto de casi 45 folios".

Entre eso y lo de CiUdadanos, ya se empieza a comprender que la resolución del "conflicto" pondrá a prueba la capacidad digestiva de las partes, aunque de momento, sólo los unos (de unionistas) van tragando.

Por contraste, el conjunto de barcos que integran la Armada española es objeto de gran celebración en el marinero Abc, que saca en portada un barco militar y titula: "La Armada española acomete un despliegue histórico". Esteban Villarejo reporta el asunto: "La Armada Española mantiene en estos momentos 12 buques y casi 2.000 efectivos en operaciones exteriores en lo que supone «el mayor despliegue naval militar de España en las últimas décadas», tal y como confirman las fuentes militares consultadas por ABC. Se podría asegurar sin temor a errar de que se trata del mayor operativo militar naval en tiempos de democracia. Pero este despliegue no sólo es cuantitativo sino también cualitativo, por la variedad operativa de los buques, la tipología y pabellones de las misiones (UE, OTAN o nacional) y las áreas de actuación tan dispares como el golfo de Guinea, el mar Mediterráneo, el mar Negro, las costas australianas, el golfo de Adén, el sur de Reino Unido o la zona de la Antártida".

Que no pase como en el 98 a la salida de la bahía de Santiago de Cuba.

21 de marzo, santoral: Jacobo, Serapión, Filemón y Nicolás de Flüe, que abandonó a su esposa y a sus diez hijos para dedicarse a anacoreta.

Comentar
tobermory 21/03/2017 - 15:10h
Ahora que faltan cuatro días para la hora del Ángelus va Puigjunqueras y toca las trece. Y encima ponen el carrillón del abuelo Florenci para que toque Los Pajaritos de mi paisana universal María Jesús y su Acordeón. Un desatino. Las trece y cantarle las cuarenta al estado español si les place, que las doce son (11:00 en Canarias). Almas de cantarillo que van a la fuente por enésima vegada con el cuento de la lechera. A ver si espabilan los dos listillos que se les ve a todas luces pelín apollardados con el control horario. Ya están tardando en poner coto a su común adicción por las pantallas de juegos diseñados para juventones raritos. Puede ser que la noche los confunda como al ínclito Dinio (el hermano del Rafa). O que no consulten mucho con la almohada y se levanten ya con el Sunshine en tó lo alto del cap para darnos el desayuno. Y hasta unas porritas si hay fundido a negro como dicen sin querer queriendo.
tobermory 21/03/2017 - 15:12h
PD Como también soy muy fan de Enric Juliana le oigo debatir a veces en La Ser, en el Hoy por Hoy de mi paisana Pepa. Mira que somos poquinos y la lata que damos la mitad de los oriundos del Far West que vivimos en otros sitios en buena hora. No como las que da el reloj de cuco suizo de Puigjunqueras, que van de sobrados por la vida con los husos horarios y no se enteran. Ahí es a donde iba con el amigo Enric, que cada vez suena más anacrónico ese “Deus ex machina” del prusés que llena el magín de tantos in(depende)ntistas, mientras lo dicen con la boca chica, ¡Eh!, que no es otro, ¡Eh!, que el presunto maltrato del estadazo español con los supuestos estragos al Estatut de 2006, que a mi y a más de la mitad de los electores, que se dice pronto, sinceramente nos la trajo al pairo, y hasta es la única vez que no he votado desde que toqué urna. Ahí hay un misterio digno de atención, Enric. Que yo lo entiendo, ¡Eh!, pero mi muñeca no. Saludos.
¿Quiere hacer un comentario?