La Guardia Civil en la última 'carlistada'

Semana de urnas y más purgas en el Govern. Sánchez anticipa el fin del centralismo y el triunfo de la nación de naciones. Artículo meridiano de Joseba Arregi sobre el 'procés'

10 min
17.07.2017 10:28 h.

Todo dispuesto para la última carlistada. Puigdemont y Junqueras se han rodeado de fieles más que dispuestos al sacrificio. Hay ganas de colisionar de una vez con el Estado, el Tribunal Constitucional y el de Cuentas, el imprevisto que no constaba en la agenda independentista. Comienza la semana de las urnas y seguirán las purgas. Rodarán cabezas intermedias. El director de los Mossos, Albert Batlle, ya está en el disparadero. El envite no admite medias tintas ni perfiles técnicos.

En El Nacional de Antich abren edición con un inquietante titular: "La Guardia Civil asume el protagonismo para frenar el referéndum". El motivo de la alarma es que la Benemérita actúa en calidad de policía judicial. El 13 de julio está marcado a fuego en el exhuberante imaginario nacionalista. "Agents de la Guàrdia Civil irrompen al Teatre Nacional de Catalunya (TNC) per presentar una interlocutòria del Jutjat d'Instrucció número 13 de Barcelona en la qual es notifica un termini de cinc dies per informar sobre el lloguer d'aquest espai per a l'acte en el qual el Govern va donar detalls de la llei amb què es pretén convocar el referèndum de l'1-O". La frase final del texto define irrupción: "Dos agents de paisà van notificar que el jutge exigia detalls sobre qui va pagar i va organitzar aquest acte". 

En El País, Pere Ríos detalla el calendario separatista: "Tras romper todos los puentes de diálogo y rodearse de consejeros comprometidos con la independencia hasta el final, el president Carles Puigdemont ha decidido forzar la maquinaria para llegar a la Diada del 11 de septiembre en un ambiente de máxima exaltación secesionista. Mañana mismo, el Govern aprobará la compra de las urnas para el referéndum ilegal del 1 de octubre. Será un acuerdo colegiado de todos los consejeros, que afrontan una posible querella de la fiscalía por prevaricación, desobediencia y malversación. Al mismo tiempo, la Mesa y la Junta de Portavoces del Parlament fijarán el orden del día del 26 de julio, último pleno del verano. Como el calendario aprieta, en esta sesión se votará la reforma del reglamento de la Cámara que permitirá aprobar la ley de referéndum en la primera sesión de septiembre, probablemente el día 6, en lectura única. Entonces, Puigdemont tendrá ya vía libre para convocar la consulta". 

Los magistrados del Constitucional deberán permanecer de guardia durante agosto, al igual que los ministros. Puede que tal molestia incida más en el ánimo de Rajoy que cinco años de brasa procesista. Hay líneas más rojas que otras y las vacaciones son sagradas para Don Mariano. Pues que sepa que esta gente soberanista no respeta nada. Si hasta montan ruedas de prensa a la hora de la siesta...

Está al caer, según Ok Diario, la resolución del Tribunal de Cuentas sobre quién paga la cuenta del 9-N y se aventura que Mas, Homs, Rigau y Ortega se van a quedar tiritando. Algo más de cinco millones de euros es la nota. ¿Habrá colecta?

portada mundoPara quiénes todavía defienden el diálogo como remedio para los gases en el píloro del proceso, Joseba Arregi escribe en El Mundo un imprescindible artículo sobre la metafísica del procedimiento: "No se puede hablar permanentemente de diálogo si no se dice cuál es la gramática que se debe respetar para que el diálogo sea posible. En un Estado de derecho, tal gramática es la Constitución. Fuera de ella no es posible el diálogo y apelar a él es una traición al lenguaje mismo. Sin respeto a la ley, no hay diálogo en democracia. Es evidente que las leyes se pueden cambiar, pero siempre respetando las previsiones procesales y legales previstas para ello, no a partir de la nada y recurriendo al absoluto de una voluntad no ligada ni limitada por ningún derecho".

Continúa: "El derecho de autodeterminación no existe en el Derecho Internacional. Lo que existe en este derecho se ve perfectamente mirando a la Venezuela de hoy: el derecho de los ciudadanos venezolanos a un buen Gobierno. ¡En eso consiste el derecho de autodeterminación, en nada más y en nada menos! La soberanía y las referencias a ella no arreglan nada: la soberanía nace para sustituir la legitimación del poder por parte de la voluntad divina. Por eso la soberanía es poder absoluto, indivisible, incomunicable, ilimitado e intransferible. Es decir: antidemocrático".

En La Vanguardia, Juan Carlos Merino entrevista a Pedro Sánchez, que predice el óbito del centralismo:

"¿Qué ocurrirá, a su juicio, el 1 de octubre?"

"Puedo decir lo que me gustaría que no ocurriera, y es que se añadiera más frustración a una sociedad catalana que necesita encontrar una salida. Existen elementos con los que el Gobierno de España debería empatizar: la financiación autonómica, el reconocimiento de las singularidades y la personalidad nacional de Catalunya, dentro de nuestro ordenamiento jurídico y político. Es evidente que ha habido leyes que ha planteado el PP, desde su mayoría absoluta, que han significado una recentralización política y en consecuencia la lesión del autogobierno en Cataluña. Son cosas que se tienen que revertir. La España nación de naciones es la España que vendrá. El centralismo es el pasado. Y el federalismo que defendemos los socialistas será la garantía de que exista un futuro común".

De lo que pasará el 1 de octubre en el plano de lo concreto, tangible y mesurable no dice nada Sánchez, un veterano de la parla abstracta. 

Plebiscito en Venezuela. Alicia Hernández sirve la crónica desde Caracas para El Confidencial: "Mostrar músculo, enseñar diente. De eso iba la jornada de este domingo en Venezuela, de demostrar quién gana el pulso en las colas –esta vez para votar–, y en las urnas. Para el Gobierno el plebiscito organizado por la oposición es 'ilegal e írrito'. En un país acostumbrado a elecciones, tras un atípico tiempo de más de año y medio sin unas, el doble proceso se ha vivido con aires festivos, pero también con la intensidad que está marcando las últimas semanas del país que va más allá de la dicotomía constituyente-consulta popular: la de la lucha existencial, 'o tú o yo', quién sobrevive en este pulso político".

Sigue: "A punto de la medianoche, la oposición daba los resultados del plebiscito. El 98,4% de los participantes votaron a favor de rechazar la formación de la Asamblea Nacional Constituyente que promueve el presidente, Nicolás Maduro, para cambiar la Constitución.Tres preguntas –si se estaba de acuerdo o no con la ANC, sobre el papel de las fuerzas armadas y la renovación de los poderes del Estado–, que 7.186.170 venezolanos contestaron, según el 95% del escrutinio realizado. De esos, 693.789 eran en el exterior".

Y de esos del exterior, los de Barcelona tuvieron que votar en la puta calle porque a la alcaldesa Colau no le dio la gana autorizar el uso de un centro cívico a tal efecto. Otro lunes más con huelga en el metro gracias a la ejemplar gestión de la ínclita antedicha y de Mercedes Vidal, concejal corresponsable de que a los usuarios del suburbano se les trate como a ganado.

El Adelantado de Alberite ha localizado a un tipo que no sabe qué es Juego de Tronos.

17 de julio, santoral: Nuestra Señora de la Humildad, Alejo, Generoso y Jacinto.

¿Quiere hacer un comentario?