Odio a lo español en las aulas catalanas

Un estudio elaborado por un sindicato de enseñanza detecta 35 ejemplos de adoctrinamiento ideológico en los libros de texto que se estudian en Cataluña

6 min
Alumnos de un instituto de Vic (Barcelona) posando con banderas independentistas / CG

Una lluvia fina de adoctrinamiento ideológico en los libros de texto catalanes. Esta es la conclusión de un estudio realizado por el sindicato Acció per a la Millora de l’Ensenyament Secundari (AMES) de los manuales de Geografía e Historia de 5º y 6º de Primaria utilizados en el curso 2016/2017 en Cataluña.

Concluyen los autores del informe, que puede leerse en este enlace, que “muchos de los planteamientos contenidos en estos libros propician que se genere en los alumnos aversión, cuando no odio, hacia todo lo español, así como el rechazo a compartir un proyecto de futuro común”.

El informe compara los libros de las editoriales Barcanova, Baula, Cruïlla, Edebé, La Galera, Santillana y Vicens Vives que se estudian en Cataluña con los de las editoriales Edelvives, Santillana y SM que se utilizan en la Comunidad de Madrid. Los autores detectan hasta 35 sesgos ideológicos en esos manuales, como por ejemplo priorizar el término “Estado español” sobre el término “España”, criticar al Tribunal Constitucional, citar el catalán como única lengua propia de Cataluña, mencionar el sentimiento generalizado de Cataluña y el País Vasco como nación, enfrentar la catalanidad (buena) con la españolidad (mala) u obviar la pertenencia de Cataluña a España.

Reducción de los contenidos del decreto

Según este informe, en los libros de las editoriales Barcanova, Cruïlla, La Galera, Vicens Vives y Santillana se han reducido tanto los contenidos establecidos por el Real Decreto 126/2014 sobre la Geografía e Historia de España de 5º y 6º de Primaria “que los alumnos difícilmente podrán adquirirlos, mientras que sí recibirán los contenidos establecidos por la Consejería de Educación, sobre la Geografía e Historia de Cataluña”.

estelada escuelas

En muchos casos se ensalza en exceso las diferencias entre los catalanes y los ciudadanos del resto de España, mientras que se reduce o se ignora lo que los une. “La Historia se presenta como un constante enfrentamiento entre España y Cataluña, en el que España siempre actúa coartando las libertades, las costumbres, las tradiciones y la lengua propia de Cataluña”, indican los autores. En estas relaciones interterritoriales “nunca se habla de acciones positivas, de proyectos comunes, de éxitos conjuntos, etc”.

Sentimientos diferentes

“Muchos de los planteamientos contenidos en estos libros, propician que, en una gran parte de los alumnos que estudian en Cataluña, se generen sentimientos diferentes a los que estudian en el resto de España, que utilizan otros textos. La suma de agravios e injusticias muy probablemente despiertan rechazo, cuando no odio, hacia lo español y aversión a poder compartir un mismo proyecto de futuro”, advierte el estudio.

La falta de referencias a las instituciones, entidades y normas compartidas (monarquía, Constitución, Gobierno de España, estructuras del Estado, servicios educativos, sanitarios, de investigación, deportivos, de defensa, etc.) “favorece que los alumnos catalanes no adquieran la identidad española, es decir que no se sientan españoles, sino sólo catalanes”.

Mecanismos de control

AMES lamenta que el Ministerio de Educación no disponga de los "mecanismos necesarios para controlar que en los centros educativos, a los cuales se dedica tanto dinero de todos los españoles, sólo se enseñe lo que está establecido por la Constitución y las leyes generales de educación y no otras cosas”, pues, “hasta este momento, la Alta Inspección ha estado frenada por el propio Ministerio en su actuación frente al adoctrinamiento ideológico partidista y sin que se haya producido ninguna actuación significativa por parte del Ministerio de Educación”.

El estudio apunta a “un crecimiento incesante del número de jóvenes indignados por los mensajes que han recibido sobre las relaciones entre Cataluña y el Gobierno de España, que están deseosos de acabar con esta situación. A la vez, los alumnos que no tienen sentimientos independentistas no se atreven a decirlo públicamente en sus centros, debido al ambiente que se vive en ellos”.

La mejor solución para enderezar esta situación, según el sindicato AMES, sería “el establecimiento de evaluaciones externas con efecto académico al final de la Primaria y al final de la ESO, que deben ser las mismas para todas las Comunidades Autónomas, aplicadas y corregidas por funcionarios dependientes directamente del Ministerio de Educación. Esto permitiría valorar si los alumnos están recibiendo los conocimientos adecuados sobre la estructura del Estado, las competencias de cada Administración, la historia y la geografía de España, la Constitución española, etc”. 

Comentar
Antoni Ferret 02/05/2017 - 14:44h
He repassat les notes sobre les suposades irregularitats en relació al llibre de Barcanova, de 1 Primària. Un dels llibres a què es refereix l’informe. Trobo que la crítica té raó en el fet que es digui que l’Estatut és la llei més important de Catalunya, i no s’esmenti la Constitució. En canvi, trobo correcte: Que fins al segle XV només es parli d’història de Catalunya, i d’història Espanya a partir de la unió dels regnes. / Que parlant de Catalunya es parli de comarques i no de províncies. / Que s’esmentin les competències exclusives de Catalunya (encara que l’Eix Mediterrani afecti la competència espanyola). És una excepció. / Que, parlant d’Espanya, es digui “l’Estat”. / Que es digui que els ibers eren independents, encara que es pugui objectar el sentit de la paraula. / Que es digui que els romans van “invadir el territori català”, tot i que aleshores encara no es deia “català". /
Antoni Ferret 02/05/2017 - 14:46h
Que es parli de “Corona Catalano- Aragonesa” , ja que és això lo que en realitat era, bé que aleshores no es digués així. Els autors de l’informe es fiquen en punyetetes, que no tenen gaire importància i que només es poden impugnar com a “adoctrinament nacionalista” exagerant molt la nota. I moltíssim menys encara es poden considerar com a “odi” a Espanya. Això ja seria DELIRANT.
¿Quiere hacer un comentario?