La ultraderecha internacional, la mejor aliada del independentismo catalán

El 'ministro' de Exteriores de la Generalitat se reunió en Washington con Dana Rohrabacher, colaborador de Reagan y defensor de la autodeterminación de Baluchistan

5 min
El consejero catalán de Asuntos Exteriores, Raül Romeva, ante el monumento a Abraham Lincoln en Washington / INSTAGRAM
María Jesús Cañizares @MJesusCanizares
20.09.2016 00:00 h.

La agenda del consejero de Asuntos Exteriores, Raül Romeva, es uno de los secretos mejor guardados del Gobierno catalán. Aunque se trata de una actividad institucional y, por tanto, pública, la Generalitat recurre el mutismo para eludir posibles represalias de la diplomacia española. Y también para ocultar que el Ejecutivo catalán no anda sobrado ni de competencias legales ni de contactos internacionales. O que éstos son especialmente controvertidos.

Según ha podido saber Crónica Global, Romeva aprovechó su viaje a Estados Unidos para reunirse la semana pasada en Washington con un representante del ala más dura del Partido Republicano, Dana Rohrabacher, uno de los cinco congresistas que apoyaron el derecho a decidir del pueblo catalán en un encuentro celebrado en septiembre de 2015 en la capital estadounidense con el secretario de Asuntos exteriores del Gobierno catalán, Roger Albinyana. El quinteto lo integraban, además de Rorabacher, Randy Weber, Mario Díaz-Balart, Ileana Ros, Carlos Curbelo y Albio Sires. Todos son ultra conservadores, excepto Sires, demócrata por Florida. De este grupo, Rohrabacher es el único que no pertenece al lobby cubano.

Algunas fuentes apuntan que, en deferencia a aquella complicidad, Romeva ha aprovechado su viaje a Estados Unidos para reunirse con Rohrabacher y Randy Weber, congresista republicano por Texas. Sin embargo, fuentes de la Consejería de Asuntos Exteriores solo confirman a este medio el encuentro entre Romeva y Rohrabacher. Precisan que también tuvo ocasión de verse con congresistas demócratas, pero no desvelan sus identidades. El perfil de Rohrabacher dista mucho del progresismo del consejero Romeva, propuesto por ERC, y de la supuesta preferencia política que los nuevos dirigentes de CDC aseguran tener con el Partido Demócrata en Estados Unidos.

Puigdemont con la extrema derecha flamenca

El congresista Rohrabacher trabajó como redactor de discursos para Ronald Reagan. Contó al principio de su carrera con el apoyo del millonario Charles Kochel, azote de las causas progresistas. Apoyó la Proposición 18 en California de defensa del matrimonio tradicional, así como el patrocinio de grupos separatistas en Irán  --lo que provocó la reacción de la comunidad iraní residente en Estados Unidos--. Tambén pidió el reconocimiento del derecho de autodeterminación a Baluchistan (Pakistán). El “amigo de Putin”, como le define The Washignton Post, defendió la postura rusa en el conflicto con Ucrania. El congresista ha apoyado las “técnicas de interrogación reforzadas” –eufemismo de tortura--, la prohibición del acceso a servicios públicos para los inmigrantes ilegales en California y ha manifestado su escepticismo sobre la responsabilidad humana en el calentamiento global.

Se da la circunstancia de que, hace cinco meses, el presidente Carles Puigdemont realizó un viaje oficial a Bélgica en el que sus únicos contactos fueron miembros del partido ultraderechista Nueva Alianza Flamenca (NAF), que propugna la independencia de la región de Flandes. Ningún mandatario de la Unión Europeo le recibió. Tal como publicó este diario, tanto Romeva como el delegado permanente del Govern en la UE, Amadeu Altajaf, aconsejaron a Puigdemont que no realizara ese viaje, conscientes de que los mandatarios europeos darían un portazo al dirigente independentista.

Artur Mas y la Liga Norte

Hace dos años, el expresidente Artur Mas también protagonizó un polémico encuentro, en su caso en el Palau de la Generalitat, donde recibió al dirigente de la Liga Norte y presidente de la región italiana de Lombardía, Roberto Maroni. El encuentro vino precedido de las críticas de ICV, Sos Racisme y Unitat contra el Racisme, que pidieron a Mas que no recibiera a Maroni al considerar que es "racista y xenófobo". 

El mutismo del Gobierno catalán respecto a sus contactos internacionales se ha hecho extensivo a la prensa internacional, tal como explica un periodista en la crónica que hizo de la visita de Romeva a Estados Unidos. "Romeva declined to say specifically whom he was meeting with in Washington and New York", escribe en politico.eu.

¿Quiere hacer un comentario?