Banco Popular arruina la empresa de un exconsejero

Posee un paquete de acciones del banco, cuyo valor se ha reducido a cero

2 min
Silueta de un hombre delante una oficina del Banco Popular / CG
14.07.2017 00:00 h.

Inversora Catalana del Mediterráneo SA (ICM) ha presentado un concurso de acreedores ante los juzgados mercantiles de Barcelona. La tramitación ha correspondido al número 8.

La suspensa tiene en su activo un lote de acciones de Banco Popular​, que ha perdido todo su valor tras la adjudicación de la entidad al Santander por un euro.

ICM se fundó por iniciativa de Luis Montuenga Aguayo, quien ocupó un asiento en el consejo de administración del Popular, tanto a título particular como en representación de Unión Europea de Inversiones.

Esta última compañía, dedicada exclusivamente a la tenencia de acciones del Popular, era uno de los principales socios del banco. Llegó a almacenar más de 123 millones de acciones de él. Seis años atrás, el valor de dicho paquete alcanzaba los 1.400 millones de euros. Hoy se ha reducido a cenizas.

Unión Europea cerró el ejercicio 2016 con un patrimonio negativo de 117 millones. Tras la debacle del Popular, la firma ha entrado en liquidación. Desde 2012 acumula un quebranto total de 514 millones, debido al desplome de la cotización del banco.

Luis Montuenga Aguayo presidió Inversora Catalana hasta 2008. Por esas fechas cedió el testigo a su hijo José María Montuenga Badía, quien a la vez preside Unión Europea de Inversiones. Un hermano suyo, Luis Montuenga Badía, es desde 2014 decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Navarra.

¿Quiere hacer un comentario?