Menú Buscar

Nudismo en las redes y los calvos, de moda

Gran revuelo en Portugal por unas fotos de la grávida novia de Cristiano Ronaldo. Kiko Rivera: una historia de superación sobre los avances de la cirugía bariátrica

3 min

Menos mal que nos queda Portugal es la rima fácil que da título a un álbum editado en los ochenta del conjunto Siniestro Total. Nunca mejor dicho esta semana rosa sin salsa. Lección de estilo en el Correio da manhã, sopas con honda a la prensa cardiaca hispánica con un delicioso reportaje sobre Georgina Rodríguez, la pareja del balompedista Cristiano Ronaldo. "Grávida, Georgina mostra foto de cortar a respiração: de biquíni reduzido na piscina" es la frase que encabeza una colección de infartantes instantáneas de la joven jacetana. 

Por prolijas razones de índole legal sobre ponerle puertas al campo en internet, la pieza no se debe enlazar. Tendrán que googlearlo. "As fotos proibidas" las llaman en el país hermano, aunque en la cuenta en Instagram de la propia modelo se pueden contemplar planos mucho más atrevidos de su esférica anatomía y detalles floridos de su entretenida vida social.

Dolores Aveiro, la madre del astro de Madeira, ha dejado de seguir a la chica en las redes y ella ya no pone me gusta en las publicaciones de la abuela del fruto de su vientre. La prensa portuguesa apunta a los celos maternos. Total que enseñar el traseiro es tendencia, como prueba la galería del Diez Minutos con los calvos de dieciséis famosos en tomas más o menos artísticas. La novedad es que no sale Laura Escanes.

Por razones no bien determinadas, no sólo hay gente que ofrece gratis lo que podría vender sino que son legión quienes se desinhiben hasta el punto de mostrar su más descarnada intimidad en las inmensas bases de datos de las redes sociales, pura pesca de arrastre. Es el caso de Pere Soler Campins haciendo el chorra en Instagram mientras media España se pregunta dónde está el director general de los Mossos. Pues enganchado a Juego de Tronos, según un En voz baja de Crónica Global. ¿Es normal? 

Frente a la grávida Georgina, Gio para sus seguidores, el cada vez más ingrávido Kiko Rivera, cuyo extraordinario caso refiere el Hola con las abracadabrantes pruebas gráficas del antes y el después de implantarse una banda gástrica. En la cuenta de Instagram del famoso pinchadiscos hay material para documentar un catálogo sobre los estragos del pollo a la Pantoja y la salutífera incidencia del grillete estomacal en el afinamiento de las facciones.