Menú Buscar

Noches de cacerolas y proclamas desde el balcón

Los amigos discuten de fútbol y resulta que es porque Iniesta pide "diálogo" y Piqué "respeto". Un consejo a los balompedistas: Ustedes que pueden, no nos toquen las pelotas

4 min

El ¡Hola! sigue sin recoger el conflicto catalán, aunque los mercados dan por descontado que va a haber marro. Hay mucha mala leche y va a haber mucha frustración por los dos lados. Esto es un problema bipolar. Gente que se levanta sedicioso separatista, se acuesta con el yugo y las flechas por blasón. Y al revés, claro. Hay un tío en la calle Balmes que pega unos mítines en catalán de la Dios es Cristo. El jueves arrancaba así su arenga provisto de un potente equipo sonoro: "Estimados vecinos independentistas que sois maltratados, menospreciados y perseguidos en el barrio más pobre y humilde de toda Barcelona, el barrio de Sarrià-Sant Gervasi. Buenas noches. Pensábamos que no lo conseguiríamos, pero hoy hemos conquistado la zona alta de la calle Balmes de Barcelona. Hoy ya no suenan las cacerolas. Y de aquí poco ya no tendréis ni La Caixa, ni el Banco de Sabadell".

Este hombre estaba en un balcón con un grupo de jóvenes y jóvenas que gritaban "visca Cataluña y viva Espanya", aplaudían y se descojonaban de los vecinos de las cacerolas. Un emprenyat le voceó que callara y se fuera a dormir, pero el muy sedicente, micro en mano, no se cortaba un pelo: "Iré a dormir cuando quiera, gracias. Lleváis 20 días tocando vuestras cacerolas sin comer fideos a la cazuela. Pues hoy comienza otra vez nuestra contrarrevolución de las sonrisas. Porque nosotros sí que sonreímos y nosotros no insultamos", proclamaba el ciudadano.

Las personas del país hablan de política; las gentes la hacen. Nada que objetar por ese lado. O sí. Esto ya no es política salvo que entendamos de pelota vasca. ¿Para qué viajar hasta los Balcanes o el Ulster cuando está más a mano el caso vasco? Ya que estamos casi a las manos, no nos hagamos un lío serbiobosnio.

Jauja. La prueba del nueve es que aquí el fútbol sólo lo para Piqué y lo reanuda Messi. Como ya habrán comprobado en el mercado, sólo se habla de la situación catalana. Una de las últimas derivadas ha sido el caso Iniesta, homérico futbolista, héroe nacional de España, goleador en el campeonato mundial de naciones obtenido ex aequo por la roja y la selección, magnífico combinado que le dio por la retambufa a Holanda en 2010, el mismo año que el Constitucional retocó el Estatut.

El caso es que el colega Pep está que fuma en pipa y Pepe se sube por las paredes. Pepe es pro Iniesta porque pide diálogo en el caso catalán y Pep se caga en dos porque dice que el presidente del Barça es un independentista desorejado que ha obligado al héroe de Sudáfrica a pedir que se parlamente después de que el president se haya ciscado en el Rey, que sale boca abajo en Libération

Los móviles echan humo, pero la economía va bien. Eso de que los bancos se vayan a Valencia y Alicante no es pánico, es que ha empezado la operación países catalanes. O algo sí dice Junqueras. Por lo demás, mañana sol y buen tiempo, como dice la canción de Kortatu Revuelta en el frenopático.