Menú Buscar
El gerente del Hospital Vall d'Hebron, Vicente Martínez Ibáñez / CG

Vall d'Hebrón carga contra el médico que denunció ocho muertes por recortes

El hospital revela que el doctor "no pasó una evaluación" y niega que los ajustes presupuestarios mermaran la capacidad del centro

4 min

La cúpula del Hospital Universitario Vall d'Hebron de Barcelona ha cargado el miércoles contra Manuel Galiñanes, el doctor que denunció la relación entre los recortes en salud en Cataluña con ocho pacientes coronarios que fallecieron mientras estaban en la lista de espera para operarse en 2015 y 2016.

El gerente de la mayor ciudad sanitaria de Cataluña, Vicente Martínez Ibáñez, ha tildado de "lamentable y penoso" que la Audiencia Provincial haya ordenado reabrir la investigación de una de las denuncias del facultativo, la que implica a las ocho víctimas.

"No debemos personalizar, pero cabe recordar que el doctor Galiñanes se negó a pasar una evaluación como jefe de servicio de Cardiología, por lo que se le excluyó del cargo", ha explicado el directivo.

Lista de espera

La institución ha subrayado que los ajustes presupuestarios que acometió la antigua Convergència --hoy PDECat-- en salud no han afectado las listas de espera del centro.

"Ninguno de los ocho pacientes superaba el periodo de garantía para cirugía coronaria fijada por la Consejería de Salud. El que esperó más aguardó 123 días, y en aquel momento entraba dentro de los seis meses fijados", ha precisado Albert Igual, jefe clínico de Vall d'Hebron.

"La lista de espera quirúrgica de Vall d'Hebron sumaba 1.096 personas fuera de plazo en 2014, un 12,2% del total. La misma cifra fue de 312 pacientes, el 3%, el año pasado", ha recordado Anna Ochoa, directora asistencial.

Ochoa también ha recordado que la ratio de mortalidad en lista de espera es menor en Vall d'Hebron que en otros hospitales.

"No se ha operado menos"

En el mismo sentido, la dirección de Vall d'Hebron ha negado que los ajustes presupuestarios que impuso el exconsejero de Salud Boi Ruiz afectaran al número de operaciones que hace el hospital.

"Realizamos 15 intervenciones de cirugía cardíaca semanales. Este número no ha variado. Tampoco en la época de las denuncias del doctor Galiñanes", ha aseverado Ochoa.

"El grueso de los recortes sí tuvo un impacto evidente: en los sueldos de los profesionales. Pero la actividad no se resintió, y las intervenciones han crecido a un ritmo del cinco al siete por cien anual", ha agregado.

Denuncias archivadas

El máximo responsable de Vall d'Hebron, así como el resto de su equipo, han manifestado que "se ponen a disposición de la justicia" para esclarecer las ocho muertes que ahora serán investigadas.

"Sólo quiero recordar que el mismo doctor ha presentado varias denuncias, hasta un total de cinco, y no han sido admitidas a trámite. La doctora Ochoa y yo mismo hemos declaramos ante el Síndic de Greuges y la Dirección General de Función Pública con el mismo resultado: los expedientes fueron archivados", ha enumerado.

En referencia al doctor Galiñanes, que fue apartado de la Jefatura del Servicio poco después de denunciar el efecto pernicioso de los recortes sanitarios, la gerencia ha indicado que no se le abrirá ningún procedimiento disciplinario.

Así, el profesional seguirá trabajando en el centro como médico adjunto.