Menú Buscar
El hospital público Son Espases, en Mallorca, el centro de referencia en las Islas Baleares.

Un responsable de OHL tacha de "inquisitorial" la instrucción del 'caso Son Espases'

La defensa de la constructora considera que no hay pruebas para sustentar las investigaciones

Carlos Ballfogó
4 min

Siguiendo la estela del máximo accionista de OHL, Juan Miguel Villar Mir, y a lo largo de un escrito de 49 páginas, el director de Hospitales de la constructora, José Magán, ha pedido el archivo de su imputación en el 'caso Son Espases'. Se investiga el presunto amaño del proceso de adjudicación de la construcción del hospital de referencia de Baleares, que recayó en manos de una de las filiales de Florentino Pérez, Dragados.

En su escrito, al que ha tenido acceso Crónica Global, la defensa de Magán no duda en tachar de "prospectiva e inquisitorial" la instrucción de la causa ante el "vacío probatorio" en el que se sustentan las investigaciones. Asimismo, niega la presunta manipulación que, según las pesquisas, urdió al inicio del concurso el ex presidente del Govern Jaume Matas para que OHL fuese adjudicataria.

Absoluta ausencia de pruebas

El empresario alega una "absoluta ausencia de pruebas" en este sentido, puesto que, más allá de las valoraciones que inicialmente calificaron la oferta de OHL como la mejor tanto a nivel técnico como económico, el concurso fue finalmente otorgado, a finales de 2006, a la UTE liderada por Dragados y FCC por un total de 635 millones de euros públicos.

De hecho, asevera que fue cuando salió en prensa que OHL era la empresa mejor posicionada en la tramitación, cuando el proceso dio "un giro copernicano": la noticia, subraya Magán, "cumplió con su finalidad, que no era otra que la de reventar el concurso y la adjudicación a OHL".

Prevaricación, fraude y falsedad

El empresario rebate los delitos de prevaricación, fraude y falsedad documental que los investigadores defienden que se produjeron en relación con la constructora de Villar Mir. "Nadie puede sostener que la oferta de OHL era perjudicial para la Administración, ni siquiera en comparación con el resto de participantes en el concurso público", afirma.

"Y no ha habido ni podía haber perjuicio porque OHL no resultó adjudicataria", incide la defensa de Magán, quien lamenta que se dé "pábulo" a las manifestaciones efectuadas en el marco de este procedimiento judicial por la que fuera consejera de Salud, Aina Castillo, cuyas acusaciones dieron inicio "a una investigación generalizada y con connotaciones prospectivas sobre la persona de mi representado y sobre la sociedad OHL".

Alegatos de Villar Mir

La defensa del propio Villar Mir, quien se encuentra pendiente de que el juez José Castro decida si archiva su encausamiento, manifestó recientemente que "de buscarse alguna hipotética prevaricación, nuestro defendido (y la empresa que preside), debería ser considerado víctima, no partícipe". A su juicio, desde que en julio del pasado año el juez impulsara estas investigaciones, nada se ha demostrado acerca de un supuesto trato de favor a la constructora.

De hecho, tanto la representación de Magán como la del ex ministro insisten en que durante los tres años anteriores a la adjudicación de Son Espases y en el que se produjo la concesión (2006), el grupo "no obtuvo más que un 0,66%" de los contratos públicos adjudicados, "pese a que es una de las empresa constructoras más importantes de España", señala el responsable de Hospitales de OHL.