Menú Buscar
Una T-10 verdadera al lado de una clonada de forma idéntica / FOTOMONTAJE CG

El mercado clandestino de las tarjetas T-10 de Barcelona resurge con el verano

La Autoridad del Transporte Metropolitano tiene conocimiento de los fraudes cuyas cifras aumentan cada año

Rafa Mezquita / Carlos Quílez
3 min

Es una de las modas del verano barcelonés. El fraude de las tarjetas de transporte público T-10 renace con la llegada de los meses estivales.

Las mafias aprovechan la temporada de mayor masificación turística para comercializar tarjetas clonadas entre autóctonos y extranjeros. Les ponen el caramelo en la boca: "Las compro mucho más baratas, a una señora que no parecía de aquí, me la vendió por cuatro euros", explica un testigo consultado por Crónica Global. En los puntos originales de venta de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) tienen un coste de 9,95 euros. Los falsificadores aplican una rebaja del 50% para estos títulos. Son réplicas exactas y de uso ilimitado.

En L'Hospitalet de Llobregat

En 2017, el mercado ha cambiado su localización. El pasado año las bandas actuaban en Badalona. Como ha podido saber este medio, los focos de venta este verano se encuentran en L'Hospitalet de Llobregat. Concretamente en las paradas de metro de Badal, Collblanc y Pubilla Cases. Son zonas en las que empiezan a proliferar los pisos turísticos. La Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) señala: "Conocemos el tema porque viene de lejos". Se ha ampliado la seguridad en la L5 del metro. Hay mayor presencia de la Guardia Urbana y se han instalado máquinas validadoras que incorporan sistemas de bloqueo para tarjetas copiadas.

Un T-10 verdadera (D) y una falsa clonada de forma idéntica (I) / CG

Un T-10 verdadera (D) y una falsa clonada de forma idéntica (I) / CG

Metodología

La misma fuente explica la metodología aplicada por los falsificadores: "Manipulan la banda magnética y le dan nuevas funcionalidades al título o recargan uno agotado". ATM ha abierto 140 procedimientos judiciales con respecto a estas falsificaciones desde 2015. Se espera que la cifra incremente este verano. Los Mossos d'Esquadra ya tienen conocimiento de ello y trabajan en evitar que el fenómeno coja músculo.

El pasado martes, la policía autonómica de Cataluña confiscó tarjetas T-10 preparadas para su clonación en un piso de Nou Barris. El encargado de hacerlo era un ciudadano senegalés que también falsificaba otros productos.

T-Mobilitat, la solución

A consecuencia de esta situación, las administraciones consorciadas a ATM han previsto la implantación de la T-Mobilitat. Se trata del proyecto tecnológico más ambicioso del transporte público de Barcelona. Esta nueva tarjeta —que saldrá a la luz a finales de 2018— permitirá viajar de forma anónima, garantizará los datos de seguridad del cliente y evitará los fraudes.

Destacadas en Vida