Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Supervisor de enfermería, cualidades y funciones

Los supervisores de Enfermería: Funciones y cualidades

La supervisión en atención especializada es un punto vital para la toma de decisiones, sobre todo en determinados servicios

6 min

Es conocido que una organización médica es atípica, cada día hace frente a diferentes tipos de adversidades, tantas como pacientes pueden llegar a ella, es por ello que las personas que controlan los procesos deben ser las adecuadas. Es decir, el personal preparado y capacitado en supervisión es indispensable para detectar errores o cambios de rumbo y corregirlos mediante asesoría puntual.

Para controlar su funcionamiento es necesario conocerlo y obtener información suficiente al respecto. La observación o comprobación del desempeño o del resultado pretende obtener información sobre cómo marchan las cosas y sobre lo que ocurre. Realizar un análisis profundo acerca de los riesgos, obstáculos, limitaciones que se presentan, así como el cumplimiento de los objetivos y áreas de oportunidad que mejoran la estructura del fenómeno.

Control de la información y análisis de los puestos

El supervisor de enfermería tiene la responsabilidad de dominar el área administrativa, por ello es indispensable que cuente con los conocimientos apropiados que le permitan implementar la supervisión de forma precisa siendo identificados a través de un análisis de puestos, es decir, una revisión comparativa de las exigencias (requisitos) que imponen esas tareas o responsabilidades, cuáles son los requisitos intelectuales y físicos que debe tener cada profesional para desempeñar eficientemente el puesto, cuáles son las responsabilidades que el puesto le impone y en qué condiciones debe desempeñarse.

El supervisor de enfermería debe poseer una gama muy amplia de conocimientos, por ejemplo en calidad de atención al paciente, habilidades en la toma de decisiones y negociación, ser empático y resolutivo.

La capacitación es básica

Para poder cumplir con esta responsabilidad se debe obtener capacitación, adiestramiento y entrenamiento hasta lograr obtener experiencia en la materia. Parte de las actividades diarias de una supervisora es estudiar los informes de actividades, revisar quejas y sugerencias de los usuarios, presentar propuestas a los niveles superiores de programas integrales de asesorías, dar o permitir que sus subordinados asistan a cursos de enfermería, así como vigilar las áreas en las que haya detectado errores repetidamente.

La supervisión es un proceso que mantiene en paralelo, junto con el proceso administrativo, los mismos pasos de planificación, organización, integración, dirección y control para poder obtener los resultados esperados.

Liderazgo y habilidades

En todos estos pasos se debe mantener un liderazgo efectivo el cual es fundamental para que una organización pueda funcionar de manera eficiente y cumplir cabalmente con su misión. El liderazgo es guiar, conducir, dirigir y preceder.

Aplicará al máximo sus capacidades, las pone en práctica, sabrá conducir a la organización por el mejor camino y durante la trayectoria será conocedor de cómo alcanzar el éxito. Para ello deberá dirigir y potenciar las mejores habilidades de cada persona que conforma su grupo de trabajo. Cada líder las desempeñará a través del estilo propio, según las habilidades innatas o adquiridas de cada cual.

Funciones básicas

Tener supervisores preparados en Administración es vital para hacer cumplir los requerimientos del sistema de salud. La mayoría de los expertos coinciden en que hay cinco funciones básicas que todos los gerentes desempeñan: planificación, organización, integración, dirección y control.

En conjunto, estas funciones representan el proceso de administración de validez para: Implementar una adecuada gestión de la calidad, un adecuado manejo de recursos humanos y materiales; conducir una apropiada comunicación interna con el equipo de profesionales de la salud; atender y satisfacer la demanda de los usuarios o bien para la optimización del control de registros y documentos.

Distribución óptima del tiempo

Hay estudios que mencionan que lo óptimo para la distribución del tiempo en la supervisión al paciente es solo del 20% . Si se excede el promedio de supervisión en este área se pueden descuidar otras.

Dado que la gran mayoría de las personas acceden a su puesto a través de libre designación, es conveniente se tenga una visión de ¿Qué persona se reclutará?, ¿Cómo debe trabajar?, ¿con quién debe trabajar?, ¿Qué habilidades, competencias y conocimientos debe poseer? La supervisión en un servicio hospitalario debe dar resultados y estos se generarán a partir de las acciones que el personal implemente en cada una de sus tareas.

--

Contenido patrocinado